Archivos de la categoría 01 – LA RATA

LA RATA

rata - Horoscopo Chino

Me proclamo la gran ganadora.
Soy un eslabón y funciono, sin
embargo, como una unidad total.
Apunto a las vastas alturas
y, con seguridad y firmeza,
doy en el blanco.
La vida es para mí un único
y gozoso viaje.
Cada búsqueda debe terminar con
una pregunta nueva.
Soy el progreso, la exploración,
la intuición.
Soy la matriz de la actividad.
Soy la Rata.

CORRESPONDE AL SIGNO OCCIDENTAL DE SAGITARIO.

NOMBRE CHINO DE LA RATA: SHU.

ELEMENTO QUE LE RIGE: AGUA (Ver los 5 elementos y su influencia).

TENDENCIA YIN YANG: Positiva.

COLORES CONVENIENTES: Rojo y negro.

PLANTAS: Ajedrea y ajenjo.

FLORES: Orquídea negra, cardo y nardo.

PROFESIONES DE CONVENIENCIA: Escritor, crítico, comerciante, aventurero en todos los sentidos, político, extremista de izquierda o de derecha, nunca centrista ni demócrata, anestesiólogo, taxidermista, médico forense. Para ampliar lo de las profesiones, leer en la parte de ‘Los 5 Elementos y su Influencia’, lo relacionado con Agua.

EL AÑO DE LA RATA

El año de la Rata es un año de abundancia, que trae oportunidades y buenas perspectivas. Vendrá marcado por especulación y fluctuaciones en el precio de los bienes de consumo y en el mercado de las acciones, y por una expansión de la economía mundial. Los negocios estarán en auge, será posible hacer fortuna y se acumularán riquezas. Sin embargo, es también el momento de hacer planes de inversión a largo plazo, ya que la bonanza nos ayudará a pasar los años difíciles que pueden seguirle. Todas las empresas comenzadas en este año tendrán éxito si se les prepara bien, pero no hay que correr riesgos innecesarios. La Rata no deja de estar regida por el frío del invierno y la oscuridad de la noche. En general, será un año más feliz que lo habitual, libre de guerras y acontecimientos explosivos y con menos catástrofes que, por ejemplo, los años del Tigre o del Dragón. Será un año excitante.

PSICOLOGÍA DEL ADULTO RATA – HOMBRE O MUJER

El encanto y la vivacidad naturales en las personas nacidas bajo el signo de la Rata, son reconocidos por todos. El ratoncito Mickey, creación del inmortal Walt Disney, es un ejemplo de esto. Cuando lo quiere o le conviene, la Rata aparentemente no quiebra un plato y esconde, tras de una máscara, sus recónditas intenciones. Con divertida ingenuidad consigue de uno lo que quiere, tomando de inmediato la ventaja.

Diligente y trabajadora. Jamás se está quieta y tiene una marcada tendencia al ahorro, porque su instinto la prepara contra posibles circunstancias en que tenga que privarse de lo indispensable. Ganarse su estimación es difícil porque siempre está prevenida contra todo y contra todos. Atrae con su graciosa simpatía, pero jamás se sabrán sus reacciones ante quienes la cortejan a admiran.

Aparentemente la persona Rata se muestra reservada, simula tranquilidad y nadie sospecha que permanece siempre a la expectativa de lo que suceda, y guarda dominio de sí misma ante circunstancias peligrosas, lo cual explica porqué la gente la distingue brindándole amistad.

Es común que las personas de este signo sean excepcionalmente inteligentes, recursivas, sociables y alegres. Pero entre ellas hay quienes son gruñonas, dadas a la crítica y empeñadas en buscar conflictos que no encaran sino que, con pasmosa agilidad, abandonan el barco que se está hundiendo. Gustan de las fiestas y las reuniones ruidosas con mucha gente, y difícilmente rehuyen una invitación porque les les gusta buscar el peligro.

La Rata realmente estima a sus amigos, compañeros y familiares, y no es raro ver que se complican la vida con problemas ajenos. Pero, para ello, previamente deben sentir vínculos emocionales intensos. Su capacidad para la amistad y para el amor solamente pueden ser superadas por su astucia y su afición al dinero. Siempre tendrán lo disponible para poder satisfacer sus caprichos.

Una persona Rata cuando llega a tener autoridad, a ser jefe, se mostrará interesada por sus subalternos y de corazón procura su bienestar. Pero cuando se trate de ajustar un merecido aumento de salario, «escurrirá el bulto» y se mostrará un tanto tacaña. Cuando debe gastar dinero una Rata, nunca cede al primer intento: es necesario ejercerle mucha presión y entrar en negociaciones con mucho tacto e inteligencia.

Una mujer Rata, siempre será una caja de sorpresas que causa admiración, pero será por su sencillez que cautivará. Estará atareada siempre repartiendo ropa usada o componiéndola a la moda si dispone de tiempo; comprando o vendiendo artículos de segunda mano, estirando las comidas, los sobrantes y el presupuesto familiar, porque nunca desperdicia nada. Sin embargo, su sentido del ahorro se pierde cuando se trata de hijos o parientes cercanos, si estos saben encontrarle el punto débil. La madre Rata nunca negará nada a sus hijos o a sus sobrinos, pues con la familia se olvidan del ahorro. Hay ocasiones en que la Rata siente una decidida inclinación por la colaboración o el trabajo en grupo, pues piensa que la seguridad está en el número de personas que se integren a su trabajo o actividad. A una Rata no le preocupa tener otra boca que alimentar, y es capaz de permitir que amigos, familiares y toda su parentela se cuelen en su casa y encuentren sustento en ella. ¿Por qué? Porque la astucia de la Rata le permitirá siempre encontrarles una ocupación para que puedan pagarse su alojamiento. Haraganes, vagos profesionales, y viajeros sin tiquete, no tardarán en estar trabajando en su casa. La caridad para la Rata tiene sus límites y cuenta más su eficiencia para los negocios.

Un nativo de este signo guarda bien sus  propios secretos; pero cuando se trata de confidencias ajenas, muy poco es lo que se tarda en propagarlas, aunque sin ninguna mala intención, solo por su afán de soltar la lengua; haciéndolo más bien con los propios que con los extraños.

Por más que la Rata tienda a ser reservada en sus sentimientos, siempre se puede saber cuando está alterada porque se muestra quisquillosa, cortante y dando tajantes respuestas con impertinencias; a veces demasiado machona y reiterativa en sus puyas. Y como la Rata es activa y sumamente laboriosa, lo que más la irrita son el despilfarro y la ociosidad.

Entre sus aspectos negativos, como ya se anotó, a la Rata le gusta llevar y trae chismes, criticar, establecer comparaciones, murmurar, comadrear y hacer tratos y permutas generalmente de cosas sin importancia. Compran lo que en realidad no necesitan y siempre se dejan engañar por las rebajas; tal vez obedece esto a su necesidad de acumular; y el caso es que en su cuarto como en su corazón, se encontrarán un montón de recuerdos, reliquias y cachivaches sentimentales arrinconados.

Entre las gentes de este signo se encuentran excelentes escritores, lo cual no es nada sorprendente. Por algo la Rata se enorgullece de saber prácticamente todo de todo el mundo en el ambiente en que se mueve. No se le escapa nada, tiene un ojo infalible para los detalles, excelente memoria y son increiblemente curiosas y preguntonas.

Los nativos de este signo tendrán éxito en cualquier actividad; pues, como su signo, la Rata se adaptará a la situación en que se encuentre. Son personas que tienen capacidad para afrontar dificultades y se muestran muy serenas ante situaciones de peligro o durante alguna crisis. Juiciosa y despierta, la Rata posee una aguda intuición, es previsora y tiene sutileza para los negocios; las adversidades le vienen muy bien para aguzar el ingenio; una Rata siempre estará ocupada planeando algo.

No es necesario preocuparse por su seguridad, porque la Rata nunca se mete en compromisos sin olvidarse de una salido, o con la seguridad de que va a poder salir precipitadamente de escena antes de lo previsto. En su lista de cosas importantes, la propia conservación está a la cabeza y, generalmente, toma el camino que menos dificultades le presente. Quien quiera salir rápidamente libre de dificultades, hará bien en seguir a la Rata, que tiene incorporados en sus sistemas de defensa un mecanismo de alarma que raramente le falla. Cuando huele el peligro es la primera que sale corriendo sin mirar hacia atrás.

La piedra en que suele tropezar es su exceso de ambición. Intenta hacer demasiado y a prisa, con lo cual dispersa sus energías. Si puede evitar ese escollo y perseverar hasta terminar lo que ha empezado, terminará haciéndose rica, lo cual le irá perfectamente, ya que a las Ratas les encanta el dinero. Aunque está en capacidad nata para detectar el peligro, razón por la cual debería saber cuando detenerse, es frecuente que a la Rata se le haga muy difícil confiar en su propio y sano juicio, prefiriendo ─porque no puede resistirse─ ceder a las «ocasiones» y supuestos arreglos ventajosos. Lamentablemente siempre terminará por caer en la mis trampa. No tendría problemas en la vida si pudiera dominar su avidez y retirarse mientras está ganando. Por esto será perdedora en cualquier juego de azar. Su codicia tendrá que sufrir por lo menos un grave golpe financiero en su vida para que se de cuenta que la avaricia no da dividendos. Sin embargo, es improbable encontrar un nacido bajo este signo que sea definitivamente pobre, porque con su capacidad para darse maña, la Rata no seguirá mucho tiempo en su pobreza. Estaría en total desacuerdo con su carácter no tener una pequeña reserva escondida en alguna parte.

Por ser el auténtico sentimental del ciclo Chino, el nativo de la Rata no solo mantiene estrechos vínculos con sus hijos, sino también con sus mayores. Los padres e hijos nacidos bajo el signo de la Rata pueden estar seguros de que estarán bien cuidados y atendidos. A diferencia de los hijos Dragón, que pueden exigir perfección de sus padres, la Rata tendrá infinita confianza en los suyos, se ocupará de sus necesidades y pasará por alto sus flaquezas.

Aparte de mimar y consentir a los hijos y al marido, la madre Rata revela en los hechos que es un ama de casa estupenda. Seguirá el curso de la carrera de su marido como si ella misma se la organizara, animará a los niños a tomar lecciones de piano, ballet o violín, y llevará a cabo una intensa actividad social. En cuanto al marido, si es Rata, será normal encontrarlo ayudando en las tareas domésticas y le gustará pasar los fines de semana y vacaciones con su familia.

La hora de nacimiento tiene una gran importancia en la vida de la Rata.  No hace falta decir que una Rata nacida durante la noche tendrá una vida más activa y agitada que su hermana nacida en las horas del día. De hecho, las Ratas (animales), en las horas de la noche, tienen que andar constante y furtivamente en busca de comida.

RELACIONES HUMANAS

El nativo de la Rata se sentirá atraído por las personas del signo Búfalo, en quienes encuentra gente fuerte, confiable y capaz de apreciar la devoción que les puede ofrecer. También los poderosos nativos del signo del Dragón son compatibles con la Rata; quien, además, hallará inteligente y atractiva a la Serpiente y puede establecer con ella, alianzas favorables. Como el poder y el brillo le fascinan, la Rata caerá siempre presa del irresistible encanto del Mono. Tiene afinidad con la destreza de éste para hacer las cosas; y el Mono, a su vez, se regocijará al encontrar en la Rata su propia longitud de onda: la astucia. Tampoco el Tigre, el Perro, el Jabalí y las demás Ratas tendrán problema para formar algún equipo con ella.

En cambio tendrá muchos problemas con gente nacida bajo el signo del Caballo; demasiado independiente y tornadizo para la modalidad gregaria de la Rata. Tampoco sería prudente que se casara con el Gallo, el intrépido soñador que exaspera el sentido práctico de la Rata. También es cuestionable la unión con la Oveja que, con su complacencia, despilfarraría probablemente los ahorros reunidos por tesón de la Rata.

RATA CON RATA: Sin conflictos. Relación cordial y cooperativa, compatible en buena medida. Trabajarán en equipo.

RATA CON BÚFALO: pareja excelente para el matrimonio o los negocios. Amor y comprensión mutuos. Muy afines entre sí.

RATA CON TIGRE: Apenas se tolerarán. Sin conflicto pero sin especial atracción. En el mejor de los casos una relación moderada.

RATA CON CONEJO: Relaciones amistosas, sin dificultad para entenderse hasta cierto punto, sin choques violentos.

RATA CON DRAGÓN: Muy buena pareja. Excelente para matrimonio o sociedad. Juntos alcanzarán éxito, felicidad y prosperidad.

RATA CON SERPIENTE: Colaborarán en buena medida. Si hay admiración y comprensión mutuas, habrá posibilidad de vínculos especiales. Relación bastante afortunada.

RATA CON CABALLO: Desdicha. Intensos conflictos en las relaciones comerciales y amorosas, choques personales y áspera rivalidad.

RATA CON OVEJA: Sentimientos de animosidad y falta de simpatía. No tienen mucho en común, ni se relacionan bien entre sí.

RATA CON MONO: Sumamente compatibles, unión muy afortunada. Con profunda comprensión recíproca, hallarán amor y dicha.

RATA CON GALLO: Esta relación no aportará nada especial ni perdurable. Dificultades en la comunicación. Cada uno evitará la compañía del otro.

RATA CON PERRO: Respeto mutuo. No hay grandes diferencias ni lucha por el dominio. Cooperación por el bien común.

RATA CON JABALÍ: Relaciones moderadamente felices, sin choques de personalidad. Compatibles en buena medida; comparten metas comunes.

DESCRIPCIÓN POPULAR DE LA RATA

Existe un cuento Chino que retrata de cuerpo entero a la fabulosa Rata:

Maese Musso vivía bajo los puentes, entre los mendigos. Su agudeza de espíritu era de todos bien conocida, y el emperador sentía curiosidad. Un día éste envió a un mensajero, pero la búsqueda resultó infructuosa. Musso se escondía. Sin embargo, el mensajero se había fijado en un mendigo de mirada aguda, nariz gruesa y grandes orejas; sin duda se trataba de Musso. Para tener la certeza intentó una estrategia y, dirigiéndose a los mendigos, dijo: «Tengo aquí unas monedas que serán para el que consiga apoderarse de ellas sin servirse de las manos». Acto seguido, aquel mendigo dio una patada a las manos del mensajero, haciendo que las monedas volaran por el aire. Y el mensajero comprendió.

Maese Rata… o el arte de la astucia.

Share