Archivos de la categoría 07 – EL TIGRE

EL TIGRE

Horocopo Chino Tigre

Soy la deleitable paradoja.
El mundo todo es mi escenario.
Con mi fuego abro sendas nuevas;
lo inalcanzable busco
e intento lo nunca intentado.
Con gozoso abandono
danzo con la música de la vida.
Venid a uniros a mi ronda.
Ved las miriadas de colores
y las luces destellantes del tiovivo.
Todos saludan en mí
al sin par comediante.
Soy el Tigre.

CORRESPONDE AL SIGNO OCCIDENTAL DE ACUARIO.

NOMBRE CHINO DEL TIGRE: HU

ELEMENTO QUE LE RIGE: MADERA (Ver ‘Los 5 elementos y su influencia’).

TENDENCIA YIN YANG: Positiva.

COLORES CONVENIENTES: Naranja y Oro-marrón dorado.

PLANTA: El Bambú.

FLOR: El Heliotropo.

PROFESIONES DE CONVENIENCIA: Todas las que contengan la palabra ‘Jefe’: Cocinero Jefe, Piloto Jefe, Tirador de primera, Presidente, Jefe de Estadística, Ayudante en Jefe, etc. (Para ampliar lo de las profesiones, leer en la parte de ‘Los 5 elementos y su influencia’, lo relacionado con Madera).

EL AÑO DEL TIGRE

Es decididamente un año explosivo. Comienza generalmente con un estrépito y concluye con un gimoteo. Es un año señalado para la guerra, el desacuerdo y toda clase de desastres. Pero también será un año de grandeza y osadía. Nada se hará en escala pequeña o tímida. Todo (lo bueno y lo malo) puede ser llevado al extremo… y lo será. Año de lograr y perder fortunas. Quien decida arriesgarse, ha de apostar alto, pero con plena conciencia pues los riesgos de perder son muchos.

La gente hará cosas extremas y espectaculares, motivada por el impulso del momento. No es de asombrarse que el episodio de Watergate, y el drama de la renuncia de Nixon culminaran en el año apasionado del Tigre.

Será época de perder los estribos y de ardua prueba para la diplomacia. Como el Tigre, tenderemos a atacar sin pensarlo, y terminaremos lamentando nuestra temeridad.

Las amistades, las empresas comunes y los tratos que exigen cooperación y confianza recíproca que se inicien en esta época, serán frágiles y se romperán fácilmente. Sin embargo, el Tigre, enérgico y vigoroso, también puede inyectar nueva vida e insuflar vitalidad en causas perdidas, empresas que se tambaleen e industrias opacas y sin brillo. También será esta época de cambios masivos, propicia para la introducción de ideas nuevas y atrevidas, cuanto más controvertidas mejor.

El calor ardiente del tigre afectará indudablemente a todas las vidas. Pese a sus aspectos negativos, debemos darnos cuenta de que puede tener un enfoque depurador. Así como es necesario el calor intenso para separar el metal precioso de la mena, también el Tigre puede extraer de nosotros, lo mejor que tenemos.

Terminaremos con un breve consejo para este año impredecible: Confía en tu sentido del humor, y deja que las cosas vayan enfriándose.

PSICOLOGÍA DEL ADULTO TIGRE – HOMBRE O MUJER

En Oriente, el Tigre es símbolo de poder, pasión y osadía. Personaje rebelde, pintoresco e impredecible que impone en todas partes reverencia y respeto. Este luchador intrépido y orgulloso es honrado como el Signo que defiende a la casa y a la familia de los tres desastres principales: el fuego, los ladrones y los fantasmas.

Es una suerte tener cerca a una persona de este Signo, siempre que uno esté preparado para toda la actividad que acompaña a su personalidad dinámica. La impulsividad y vivacidad del Tigre son contagiosas; y su energía y amor por la vida, estimulantes. Removerá en la gente toda clase de emociones, salvo la indiferencia. En una palabra, al cautivante Tigre le encanta ser el centro de la atención.

Inquieto y temerario por naturaleza, el Tigre está, por lo común, impaciente por entrar en acción. Sin embargo, dada su disposición desconfiada, es fácil que titubee o tome decisiones apresuradas. Se le hace tan fácil confiar en otros como controlar sus emociones. Cuando está alterado necesita decir lo que siente, y así como es de irascible, también es sincero, afectuoso y generoso. Y, lo que es más importante, tiene un maravilloso sentido del humor.

No hay Tigre que no tenga su rasgo que lo humanice. Adora a los bebés, a los animales, la música movida o cualquier cosa que en un momento pueda adueñarse de su imaginación y su atención. Cuando se compromete con algo, su compromiso es total. Todo, incluso respirar, pasa a un segundo plano ante el objeto de su adulación. Jamás asume a medias una empresa, y se puede estar seguro de que el Tigre se entrega en un cien por ciento y, aún más, si pudiera.

Los del tipo más sensual suelen hacer alguna incursión por la vida bohemia en su juventud, y hay algunos que jamás superan esta etapa. Las intrépidas modelos en busca de amoríos en París, los pintores en ciernes que exponen en las esquinas sus trabajos, las bandas de músicos aficionados de la calle, los cantantes pop de fugaz trayectoria, y los actores ambiciosos que viven de un presupuesto imposible, todos ellos es posible que sean Tigre, o los dirija un Tigre. Tal vez porque aparte de su optimismo, no es materialista ni vive pendiente de la seguridad. Es alguien que debe pasar en su vida por una etapa en la cual dé cause a sus impulsos y represente todos los papeles fantásticos que ha creado para sí. Necesita una oportunidad para burlarse de aquello que desaprueba, un momento en que fustigar a la sociedad y hacer burla de las tradiciones esclavizantes. El Tigre necesita expresarse, encontrar su identidad y dar forma a su personalidad, y si la rebelión o el abierto desafío de lo aceptado le ofrecen esa oportunidad, será el camino que emprenda. ¿Es que podríamos amarlo menos por estas imperfecciones, si es que se las puede tachar de tales? No. Nueve de cada diez veces, nos encontraremos clamando por su éxito. Es posible que sacudamos la cabeza ante su audacia y que nos deje boquiabiertos lo insano de su osadía; de todas maneras, jamás nos olvidaremos de rezar por él una silenciosa plegaria y, cuando lo veamos triunfar, tendremos la cálida sensación de una victoria personal.

Cuando el Tigre está descorazonado, necesita montones de sincero y concentrado afecto. No es cuestión de preguntarse quien está en lo cierto y quien no, porque para él la lógica no es tan importante. Simplemente no viene al caso. Si se trata de consolarlo, no escatimes, porque si la situación se invirtiera, él haría el doble por ti. Le encantará oír tus palabras de sabiduría y estará pendiente de cada bondadoso consejo, lo cual no quiere decir que haya de acatarlo. Son dos cosas diferentes, ya lo sabes. Ser arbitrario con él, nunca rinde.

Lo mejor es que le tengas cogida la mano y lo dejes hablar hasta que se desahogue y pueda recoger todos los pedazos de su ego maltratado. Entonces te dará un beso, un abrazo, y se irá, dejándote con la sensación de que hiciste tu buena obra del día.

Después que haya terminado contigo, lo más probable es que se vaya a hacer exactamente lo que pensaba hacer desde el principio.

Por más abatido y deprimido que lo veas, por más profunda que sea la desesperación en que se encuentre un tigre, ni por un momento se da por vencido. En su espíritu inextinguible queda siempre una minúscula chispa capaz de reanimar el fuego y llevarlo nuevamente a vivir y amar.

Aunque tiene demasiada carga para confiar en él en momentos de tensión, el Tigre se destaca por su capacidad para influir sobre la multitud.

En su mejor aspecto, es cálido, sensible y compasivo; en lo peor, se mostrará obstinado, irrazonable y egoísta.

La mujer Tigre es la más encantadora y radiante de las anfitrionas, capaz de combinar con total seguridad la vida hogareña y el compromiso social. Solícita, vibrante y de apariencia absolutamente ingenua, es una gatita mimosa, pero solo porque en esta actuación consigue buenas críticas. No permite las burlas porque sabe que si las necesita tiene unas garras afiladas.

Pendiente de la moda, liberada y de fácil expresión, a la Tigresa le gusta mimarse, y es capaz de pasarse horas enteras probándose nuevos peinados, maquillajes y vestidos. Es de las que continuamente se lamentan de no tener nada que ponerse. En realidad se encuentra tan cómoda vistiendo ropa informal, como luciendo el último modelo exclusivo de una buena casa de modas. Si está en una fiesta, procurará lucirse y dejar a todos asombrados. También con los niños es estupenda: les cuenta historietas, les hace mimos y se burla de sí misma, los deslumbra con su sonrisa y se los gana para siempre haciéndose cómplice para alterar todas las reglas en favor de ellos. Si de ella depende, pueden atragantarse con dulces, lavarse la cara con helados y quedarse, sin que importe el tiempo, acompañándolos viendo los programas de TV que a ellos más les guste. Por raro que parezca, sus hijos no son más malcriados que otros, aprenden bien sus lecciones y son ordenados, tal vez porque saben que al mismo tiempo que son consentidos, mamá Tigre se ocupa a conciencia de imponer el orden. Da importancia a los modales y, si los niños se portan bien, es sumamente generosa con las recompensas.

Lo mismo que el Dragón y el Gallo, el nativo del Tigre tiene un ego de tamaño extra. Si se siente herido en este nivel, el dinero, el poder y la fama no significan nada para él. Un Tigre frustrado puede terminar siendo el matón más despreciable y mezquino con que pueda encontrarse uno en la vida. Para vengarse llegará  a cualquier extremo, aunque la casa se le venga encima. Aunque lo enfurece un mínimo agravio, es posible que cosas más graves las deje pasar sin decir nada. Detesta que lo ignoren.

Paradójicamente las dos principales desventajas en la vida del Tigre, son la precipitación por un lado y la indecisión por el otro. Si puede aprender a seguir el camino del medio, tendrá un éxito grande.

En lo más profundo de sí, es un romántico. Aunque juguetón, es al mismo tiempo apasionado y sentimental, y enamorarse de él o unirse con él, será toda una experiencia. Tanto los hombres como las mujeres tienden a ser en extremo posesivos y a provocar peleas cuando están celosos.

Es probable que el primer periodo de la vida del Tigre, sea el mejor. En estos años de formación se le puede enseñar a controlar firmemente las emociones explosivas que, bien, pueden ser su rutina. En su juventud y comienzos de la madurez, el Tigre estará absorto en la persecución del éxito y en concretar sus sueños, y puede tener una vejez calmada si aprende a renunciar a estar en primera fila y a relajarse. Sin embargo, lograrlo le será difícil porque se verá acosado por la evocación agridulce de las cosas que hizo y de las que dejó de hacer.

En general, tendrá una vida volátil, llena hasta los bordes de risas, lágrimas, dolor, regocijo, desesperación y todas las emociones concebibles. Si hay algo que jamás debe hacer, es condolerse de sí mismo; no lo necesitará. No puede menos que amar la vida si se le deja vivirla hasta el fondo y tal como él quiera. El Tigre es esencialmente optimista, dispuesto siempre a pasar a la ofensiva.

RELACIONES HUMANAS

Puede llevarse bien con el Jabalí. Este será el complemento de los temerarios arrebatos del Tigre, ya que comparten el mismo amor por la vida y gusto por la actividad. Por su parte, el Caballo, vivaz y rápido, percibirá el peligro antes que el Tigre, con obstinación típica, de manera que el Tigre se beneficiará enormemente de los sutiles reflejos y el sentido común de su compañero.

Las personas nacidas en el año de la Rata, la Oveja, el Gallo o el Tigre, no tendrán dificultad para entenderse con este nativo. Lo único que el Tigre jamás debe hacer, es desafiar la autoridad de alguien nacido en al año del Búfalo. La personalidad seria e intransigente de éste, no aguantará las veleidades del Tigre. Y en un enfrentamiento, los cuernos del Búfalo bien pueden ser la muerte del Tigre.

Tampoco es aconsejable la unión entre Tigre y Serpiente. Lo único común que tienen estos dos signos, es su naturaleza desconfiada. Pero la serpiente es silenciosa, calmada y mortífera con sus recelos, en tanto que el Tigre los proclamará a voz en cuello. Entre ellos no habrá armonía.

Y, por fin, aunque no menos importante, hay que tener en cuenta que el Mono será el más sutil enemigo del Tigre. Ingenioso y payaso, no se cansará jamás de burlarse de él, hasta que el irascible Tigre termine perdiendo los estribos y quedando como un tonto. La insidia sin par del Mono es demasiado para él y, en el contacto recíproco, el que sufra será el Tigre.

TIGRE CON TIGRE: Compatibles solo hasta cierto punto. Hay pequeñas animosidades y reservas recíprocas. Solo trabajarán juntos por un objetivo común.

TIGRE CON CONEJO: Tolerancia sin grandes choques en la recíproca compañía, pero no hay gran comunicación y simpatía entre ellos.

TIGRE CON DRAGÓN: Respeto y consideración mutua. Habrá choques y luchas por el dominio, pero podrán resolver sus diferencias. Éxito moderado.

TIGRE CON SERPIENTE: Recíproca desconfianza, indiferencia o falta de afinidad. No pueden relacionarse entre sí. Conflictos y fuertes animosidades.

TIGRE CON CABALLO: Excelente pareja para relaciones matrimoniales o comerciales. Confianza y comprensión mutuas, equipo de gran éxito.

TIGRE CON OVEJA: Sin rivalidad o enfrentamiento directo, relación viable hasta cierto punto. No podrán hacer vínculos profundos o permanentes.

TIGRE CON MONO: Rivalidad y choques personales, sin áreas de interés común. No pueden ver las cosas de la misma manera ni resolver sus diferencias.

TIGRE CON GALLO: Ligeras reservas y brechas en la comunicación. Relación irritante o, cuando más, indiferente; o, entre moderada y fría.

TIGRE CON PERRO: Excelente unión, sin dificultades en la comunicación. Juntos pueden alcanzar muchos éxitos y prosperidad.

TIGRE CON JABALÍ: Éxito y seguridad en la unión. Si se trata de pareja, encontrarán amor y felicidad juntos y mucha cooperación en las relaciones amorosas. Y, por otro lado, si se trata de una unión o sociedad comercial, la cooperación mutua será grande.

TIGRE CON RATA: Tienen pocos intereses comunes y no les importará mucho la compañía del otro. Relación entre fría y moderada.

TIGRE CON BÚFALO: Choques y rivalidades graves, conflicto y falta de comprensión mutuas. No pueden arreglar en paz sus diferencias. Sumamente incompatibles.

DESCRIPCIÓN POPULAR DEL TIGRE

Para ilustrar mejor el comportamiento de los nativos del Signo Tigre, nada mejor que contar un suceso muy conocido en la China.

Un ladrón muy célebre llamado Koshi, interesaba al sabio Confucio quien pensaba, realmente, poder convertirlo a su moral.

Lleno de resolución, se dirigió a la montaña en donde vivía, retirado y fuera de la ley; y se dispuso a educarle.

Koshi, el ladrón, se cansó muy pronto de las palabras del filósofo:

─ Es usted más pueril que un niño ─exclamó de repente─; su moral es buena para usted, pero no para mí. Si quiere usted que lo comprenda, enséñeme el otro aspecto de la moral; pues, francamente, yo no creía que los grandes sabios fueran tan estúpidamente ingenuos.

Confucio tuvo que rehacer el camino. En plan educativo, el sabio recibió una buena lección.

Porque nuestro Tigre está, con frecuencia, muy cerca de la moral del Tao, donde todo tiende al equilibrio.

Share