Archivos de la categoría 16 – LA SERPIENTE

LA SERPIENTE

Hosorcopo Chino Serpiente

Mía es la prudencia de los siglos,
tengo la clave de los misterios de la vida.
Arrojo mis semillas en terreno fértil
y las nutro con constancia y decisión.
Mis miras son fijas;
inalterable mi mirada.
Firme, inexorable y profunda
avanzo con marcha constante y sostenida.
Debajo tengo, sólida, la tierra.
Soy la Serpiente.

CORRESPONDE AL SIGNO OCCIDENTAL DE TAURO.

NOMBRE CHINO DE LA SERPIENTE: SHE

ELEMENTO QUE LE RIGE: FUEGO (Ver los 5 elementos y su influencia).

TENDENCIA YIN YANG: Negativa.

COLORES CONVENIENTES: Rojo y verde.

PLANTA: El helecho.

FLORES: Brezo, Cardo.

PROFESIONES DE CONVENIENCIA: Sabio, filósofo, organizador de empresas, dirigente laboral, político, comerciante, industrial, artista, técnico. Para ampliar lo de las profesiones, leer en la parte  de ‘Los 5 Elementos y su Influencia’, lo relacionado con Fuego.

EL AÑO DE LA SERPIENTE

Es un año para la reflexión, el planeamiento, la búsqueda de respuestas. Etapa propicia para los tratos astutos, asuntos políticos y golpes de estado. Habrá más probabilidades de que la gente planee y sopese las cosas antes de actuar. Año auspicioso para el comercio y la industria. Se podrá llegar a soluciones y compromisos pero no sin cierta desconfianza recíproca de una manera u otra. Si no lo consigue y las cosas no se pueden arreglar pacíficamente, entonces declarará la guerra.

El año de la Serpiente nunca ha sido tranquilo. Muchos desastres que tuvieron comienzo en el año del Dragón tienden a culminar en el de la Serpiente. Son dos Signos íntimamente relacionados y las calamidades del año de la Serpiente, son, con frecuencia, resultado de los excesos cometidos en el año del Dragón.

Será época animada para el romance, el cortejo y toda clase de escándalos. Buen año para dedicarse a las artes. La moda se volverá más elegante y suelta; florecerán la música y el teatro, y la gente se esforzará por tener una vida más refinada. También la ciencia y la tecnología harán aportes notables.

La venerable sabiduría de la Serpiente se pondrá de manifiesto en muchos aspectos de nuestra vida, especialmente en los que requieran decisiones. Aunque en la superficie todo puede parecer placenteramente tranquilo, el año de la Serpiente es siempre impredecible. Su máscara calmada y retraída, oculta en la Serpiente los caminos profundos y misteriosos de su naturaleza. No se ha de olvidar que una vez que la Serpiente se desenrosca para atacar, se mueve con la rapidez del rayo, sin que nada pueda detenerla. De modo similar, los cambios que se producen este año pueden ser tan súbitos como devastadores.

Este año hay que andar con pie leve y ser más cauteloso. El juego de asar y la especulación están prohibidos; las consecuencias serán abrumadoras. La Serpiente no sabe de misericordia. Suceda lo que suceda, la Serpiente nos dará fe en nuestras convicciones y nos obligará a actuar enérgicamente durante su reinado.

PSICOLOGÍA DEL ADULTO SERPIENTE – HOMBRE O MUJER

Filósofo, teólogo, mago de la política, financiero astuto, el nativo de la Serpiente es el pensador más profundo y el más profundo enigma del Ciclo Chino. Está dotado de una sabiduría innata que le es propia, y es un místico por derecho propio. Gracioso y de hablar dulce, ama todo lo bueno: libros, comida, música, teatro, etc. Gravitará siempre hacia las cosas buenas de la vida. Las mujeres más hermosas y los hombres más poderosos tienden a ser nativos de este Signo.

La Serpiente confía siempre en su propio juicio y no se comunica bien con los demás. Puede ser profundamente religiosa y tener dotes parapsicológicas o, por el contrario, ser totalmente entregada al placer. De cualquiera de las dos maneras, confía más en sus propias vibraciones que en ningún consejo de afuera. Y lo más frecuente es que tenga la razón.

Como el Dragón, la Serpiente es un Signo kármico. Su vida termina en el triunfo o en la tragedia, según lo dicten sus acciones pasadas.

Y, aunque lo niegue, la Serpiente es muy supersticiosa por detrás del refinamiento de su fachada. La Serpiente parece destinada a saldar sus deudas antes de salir de esta vida. Tal vez esto dependa de su propia elección, ya que una persona nacida bajo este Signo es excepcionalmente vehemente y, consciente o inconscientemente, intentará arreglar cuentas en todo lo que haga.

No es probable que un nativo de este Signo tenga problemas de dinero; tiene la suerte de tener lo que necesita. Si anduviera escasa de fondos, la Serpiente tiene excelentes recursos para remediar la situación.

Debe, sin embargo, evitar los juegos de azar, porque saldrá de ellos más pobre que cuando empezó. Pero en caso de que sufra pérdidas apreciables, la situación probablemente no se repetirá pues la Serpiente es rápida para aprender. Puede desquitarse con velocidad pasmosa, y por lo general es prudente y astuta en los negocios.

Es posible que una Serpiente que sufra pobreza o privaciones extremas en su juventud, nunca consiga superarlo. Entonces puede convertirse en una persona codiciosa y avara que llegue al fanatismo en la acumulación de riquezas.

Por naturaleza, la Serpiente es escéptica; pero, a diferencia del Tigre, tiende a guardarse para sí sus sospechas. Atesora su intimidad y mantendrá oculto dentro de sí más de un oscuro secreto.

Elegante en el hablar, la vestimenta y los modales. A la Serpiente no le gusta hablar de pequeñeces ni frivolidades. Puede ser muy generosa con el dinero, pero tiene la fama de despiadada cuando quiere alcanzar un objetivo importante. No tiene escrúpulos en eliminar a cualquiera que se interponga en su camino.

Hay Serpientes que tienen una forma de hablar lenta y ociosa, que no reflejan en modo alguno su rapidez para la seducción o para la acción. Se trata simplemente de que les gusta sopesar las cosas, evaluarlas y formular adecuadamente sus opiniones. En términos generales, tienden a ser muy cuidadosas en lo que dicen.

Nunca es seguro trazar un límite y predecir que solo hasta allí llegará la Serpiente. Su cerebro de computadora nunca deja de maquinar y puede ser de una inexorabilidad perversa. No hay que olvidar que es uno de los Signos más tenaces del Zodiaco Chino.

En sus relaciones con los demás, es una persona posesiva y muy exigente, que al mismo tiempo considera a los que la rodean, con cierta desconfianza. Jamás perdonará a quien haya roto una promesa. También, en lo que se refiere a sus pequeños temores y sospechas tiende a ser neurótica y casi paranóica.

Cuando se excita la cólera de la Serpiente, su odio puede exceder todos los límites. Su antagonismo es silencioso y profundamente desarraigado. Su desagrado se expresará más fácilmente en una fría hostilidad que en un diluvio de palabras ofensivas. Las más letales sentirán deseos de aplastar totalmente a sus enemigos. No hay manera de anticipar los movimientos de la Serpiente. Su mente es la quinta esencia del cálculo y es, además, alguien que tiene el poder de esperar hasta que esté maduro el momento de la venganza. Para quienes tengan la desgracia de incurrir en su ira, difícil les será escapar del veneno de la Serpiente.

La mujer Serpiente es la «mujer fatal» por excelencia. Su belleza calmada, clásica y serena, dejará hipnotizada a la gente. Sosegada y segura de sí misma, aunque a veces ande dando vueltas y produzca una impresión de indolencia y flojera, no tiene nada de perezosa; su cerebro no descansa nunca.

Pese a que la naturaleza las hizo sumamente afinadas y tensas, las Serpientes de ambos sexos se caracterizan por la tersura de su piel. Aunque especialmente no se cuiden, es muy raro que estos nativos sufran sufran de afecciones cutáneas. Parece que las tensiones tienden más a afectarlas en el sistema nervioso y en el aparato digestivo, no siendo raro que sufran de úlceras o depresiones nerviosas.

Las mujeres Serpiente se inclinarán por la ropa bien cortada, suelta y clásica. Les encantan las joyas y eligen con cuidado sus accesorios. Si la Serpiente puede permitírselo comprará cosas auténticas: perlas, esmeraldas y rubíes de la mejor calidad. Piensan que aparte de que las joyas ayudan a su lucimiento, también siempre son una buena inversión. No acepta enchapados baratos ni imitaciones, y preferirá abstenerse de ellas si no son auténticas.

En cuanto a la pareja, sus normas no serán menos exigentes. La Serpiente admite el poder y la influencia que puede tener el dinero, y si ella no lo tiene, se reunirá con quien lo tenga. En todo caso, independientemente de lo rico que sea su compañero o compañera, una vez que estén unidos, su mayor capital será la persona Serpiente de por sí. Si nota que su pareja tiene aptitudes para el estudio, moverá cielo y tierra para llevarla al éxito. Con una guía, dedicación y apoyo semejante, a nadie le quedará otra cosa por hacer que salir adelante.

A la filosófica mujer Serpiente nunca le preocupa demasiado la igualdad de los sexos; los derechos de la mujer la tienen sin cuidado. Siente que no tiene porqué competir para que los hombres hagan lo que ella quiere, y su astucia hace que sean ellos los que piensen que tienen la iniciativa. Su legión de admiradores estará siempre dispuesta a servirle en lo que se le antoje.

Por eso no hay que criticarla si parece no entender del todo que se haga tanto escándalo con eso de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Ella siempre tiene la secreta idea de que las mujeres nacieron superiores, pero nunca fue tan estúpida para revelarles el secreto a los desprevenidos caballeros que tan generosamente la cortejan. Se trata, dice en el fondo, de seguirles la corriente a los hombres mientras le den el gusto que ella quiere.

Contrariamente a la creencia habitual, la mujer Serpiente no siempre es una belleza fascinante. Al observarla rasgo por rasgo, se encuentran algunas fallas; tal vez tenga la nariz muy larga y los ojos demasiado próximos. Con ella cuenta el efecto de conjunto, tiene su propia fórmula de seducción y, cuando la emplea, la conquista es segura.

Todas las Serpientes tienen sentido del humor. Claro que puede ser de diferente clase: seco, sarcástico, brillante e, incluso, a veces, diabólico. Pero de todas maneras está allí. El mejor momento para observarlo es cuando él o ella están bajo coacción. En una crisis, la Serpiente puede salir con un chiste que descargue la atmósfera. Aún cuando se encuentre abrumado por tremendos problemas, el nativo de la Serpiente no perderá esta chispa.

Los orientales a veces consideran a la Serpiente como una criatura sobrenatural con un toque siniestro. Ello se debe a que vive tan largo tiempo y se renueva desprendiéndose de la piel, y cambiándola por otra nueva cada vez que le queda estrecha. Este rasgo, en particular, simboliza su capacidad para renacer y emerger de los conflicto con renovado vigor.

Con todo lo dicho, se puede apreciar que no es tan fácil tratar con la Serpiente. Y lo que hace más riesgoso el asunto es que por debajo de toda esa serenidad, ella siempre está en guardia. Su calma exterior jamás traiciona sus verdaderos sentimientos. Este nativo sabe y planea sus jugadas muy por adelantado, tiene fuerza de voluntad y mantendrá su posición hasta vencer o morir. Puede ser muy escurridizo y evasivo si quiere y, precisamente, cuando se cree que se le tiene atrapado, se escapará. Innecesario es decir que como político es perfecto. Cuando se le propone, puede arreglar cualquier diferencia que haya en el mundo.

Los Chinos creen que las Serpientes nacidas en primavera y verano son las más mortíferas. Las de invierno son tranquilas y dóciles, porque es la época que pasan en hibernación. Una Serpiente nacida en un clima caluroso será más feliz que otra nacida en climas más fríos.

Los regidos por este Signo son amantes apasionados, y tienen también fama de que se les van los ojos tras de las mujeres. En realidad es una falsa reputación debida a que son siempre sensuales con cualquier cosa que emprendan. Varón o mujer, el nativo de la Serpiente puede mostrarse tan fervoroso en la persecución de un convenio comercial ardientemente deseado, como cuando se propone ganar el afecto de quien le haya impresionado amorosamente.

Las Serpientes, especialmente las movidas por una avidez insaciable de poder y publicidad, suelen llevar una vida peligrosa llena de emoción y de intriga.

RELACIONES HUMANAS

Los mejores compañeros para la Serpiente serán el confiable Búfalo, el intrépido Gallo o el ilustre Dragón. También puede formar buen equipo con la Rata, el Conejo, la Oveja y el Perro. En cambio debe mantenerse lejos del desafiante Tigre, que tal vez no aprecie su suspicacia. El Caballo, impulsivo y no menos exigente, será una mediocre pareja; en tanto que la astucia del Mono se enfrentará a la sagacidad particular de la Serpiente. Entre dos Serpientes puede darse una convivencia pacífica, pero con el Jabalí no tendrá mucho en común. La Serpiente es tersa, compleja, refinada, y el Jabalí demasiado sincero y materialista. Son de composiciones totalmente opuestas.

En sus relaciones con la gente, la Serpiente es un pilar de fuerza porque mantiene la presencia de ánimo. Es capaz de hacer frente con gran aplomo a desdichas y malas noticias. Tiene un profundo sentido de la responsabilidad y una constancia de propósitos increíbles que, unida a su natural carisma hipotético, puede llevarla a las más altas cimas del poder.

SERPIENTE CON SERPIENTE: Buena comprensión de la naturaleza del otro. Si comparten intereses pueden formar fuertes vínculos sin choques.

SERPIENTE CON CABALLO: Conflictos y enfrentamientos por no poder ver las cosas de la misma manera. Quizás tengan poco en común. Relaciones frías y distantes.

SERPIENTE CON OVEJA: Relación cordial y moderada. Compatibles hasta cierto punto. Sin conflictos subyacentes; combinarán sus esfuerzos cuando sea posible.

SERPIENTE CON MONO: No muy compatibles. Incomprensión e incomunicación mutuas. Choques y conflictos, y falta de confianza o buena voluntad. Los beneficios deben ser elevados para que cooperen.

SERPIENTE CON GALLO: Pareja excelente para relaciones matrimoniales y comerciales. Pueden confiar el uno en el otro y comprenderse muy bien. Es un equipo sumamente compatible y de gran éxito.

SERPIENTE CON PERRO: Respeto mutuo y algunos intereses compartidos, sin grandes conflictos. Compatibles en buena medida; colaborarán amistosamente.

SERPIENTE CON JABALÍ: No hay relación ni comprensión recíproca. Conflictos profundos y duraderos. Brechas comunicativas y diferencias insalvables.

SERPIENTE CON RATA: Buena medida de atracción. Colaboración con éxito para alcanzar metas comunes. Es posible una relación satisfactoria.

SERPIENTE CON BÚFALO: Buena pareja. Habrá comprensión recíproca y se relacionarán muy bien. Podrían formar vínculos provechosos y duraderos.

SERPIENTE CON TIGRE: Conflictos, malevolencia y desconfianza recíproca. No pueden comunicarse y la relación será, en el mejor de los casos, de indiferencia.

SERPIENTE CON CONEJO: Vínculos corteses y afables. Trabajarán juntos para alcanzar metas comunes. Sin atracción especial aunque tampoco hay animosidades.

SERPIENTE CON DRAGÓN: Afinidad recíproca, colaborarán con éxito. Una unión compatible y fructífera que se traducirá en beneficio mutuo.

DESCRIPCIÓN POPULAR DE LA SERPIENTE

A los Chinos les fascina hablar con metáforas o fábulas para expresar la idea que tienen sobre ciertas cosas. El siguiente es un relato en el cual se reflejan algunos datos sobre la Serpiente, de acuerdo con la interpretación que le dan a este animal en el Horóscopo Chino.

Un ladrón penetró cierta noche en una casa. El hijo del matrimonio se despertó y, furioso, se arrojó sobre el ladrón que se le escapó. Pero, seguidamente, pudo atraparlo y entablaron una lucha. El ladrón ganó y amenazó al muchacho con un gran cuchillo. En este momento llegó el Padre, armado con un grueso garrote, golpeó al ladrón que estaba encima de su hijo, pero lo hizo con tanta fuerza que mató no solo al ladrón sino también al muchacho. La gente se arremolinó a su alrededor. Después vinieron los guardias y comprobaron que el ladrón no había robado nada.

«Una tragicomedia representada por tres locos», pensaron.

Moraleja: La Serpiente, a pesar de su astucia y sabiduría, no previene el efecto de la cólera y de la ofuscación. Cuando ataca, lo hace ciegamente.

Share