Archivos de la categoría 20 – EL CABALLO Y EL ZODIACO

ENCUENTRO DEL CABALLO CON EL ZODIACO OCCIDENTAL

Horoscopo Chino CaballoEvidentemente, tanto el Zodiaco Occidental como el Horóscopo Chino, son fuentes de información psicológica sobre los nativos de los respectivos Signos. Haciendo una analogía entre ambos, se ha encontrado que tienen, en común, características definidas en ciertos aspectos y, uno y otro, además, tienen otras que mencionan cada cual por su parte. Tomándolas en conjunto, nos ha dado una imagen más definida sobre el comportamiento de las personas en general, dándonos fundamentos para estructurar unos patrones de comportamiento específicos y más completos, en el sentido de tener en cuenta que al Signo de Caballo corresponde el Signo Zodiacal Géminis. Así las cosas, a continuación damos detalles caracterológicos que se compenetran con el Signo Chino.

POR INFLUENCIA DE GÉMINIS, EL CABALLO GÉMINIS

Géminis es el Signo de la dualidad y más que ninguna otra persona posee dos naturalezas distintas. Su disposición de ánimo es probable que cambie rápidamente. A veces fluctúa entre lo serio y lo alegre, y sus intereses abarcan lo concreto y lo abstracto, lo consciente y lo inconsciente, lo subjetivo y lo objetivo. Son personas sanguíneas por naturaleza, se indignan fácilmente y con la misma facilidad lo olvidan todo enseguida, no solamente lo que otra persona haya dicho, sino también lo que ella misma haya expresado.

Es intelectual, ambicioso y muy sensible. Posee una mente activa y no tiene dificultad en recordar hechos. Siempre se muestra alerta y a la expectativa de que surjan nuevas ideas o intereses. Es versátil y adaptable, aunque es posible que se dedique a varias cosas a la vez. Algunas a veces se siente impulsado a extender sus energías sobre un amplio campo de actividad, en lugar de terminar cada cosa a su tiempo.  El hecho de atender varios asuntos a la vez hace difícil que se concentre y hay muchos proyectos y empresas que deja sin acabar; aunque, en oportunidades, es capaz de vencer esta tendencia. Es capaz de exteriorizar los más maravillosos poderes intelectuales. Su poder de pensamiento es muy amplio, aun cuando carece de concentración mental. Puede adquirir ésta a medida que se vaya haciendo viejo, pero nunca vendrá en forma natural; tendrá que proponérselo. Aparte de esto, lo posee todo hablando en el sentido intelectual; y, si estudia, los avances intelectuales que consigue serán insospechados.

Tiene talento para los idiomas, ama los libros y el aprender cosas, y su sed de conocimientos lo lleva a leer y a preguntar mucho. Aprende con facilidad y es capaz de hablar sobre muchos temas; aunque, a menudo, se presenta la situación de que no asimila todo lo que lee. En ocasiones hay cosas que le parecen muy claras cuando, en realidad, está equivocado. Prefiere no ahondar para buscar la verdad y disfrutar, en su lugar, de un buen chiste. Como norma, no desea creer lo que no ha visto, pero una vez lo ve es de los que se lo cuentan a todo el mundo, y disfruta haciéndolo así. Posee un amplio criterio sobre muchísimas cosas y es probable que sus puntos de vista sean razonables. Siempre se muestra dispuesto a comprender y a acceder a las opiniones de otras personas.

Su mente concreta se relaciona mejor con hechos y cifras más que con ideas o experimentos. Raramente hace algo sin tener un propósito determinado. Su ambición es más inquieta que fanática.

CARACTERÍSTICAS POSITIVAS O YANG (de todos los Caballos)

Su fuerza principal es la forma razonable y lógica con que contempla las cosas, virtud que lo capacita para tratar con éxito cualquier situación. Sabe esto y tiene confianza en sí mismo, aunque opina que aprecia poco esta cualidad.

Tiene una mente analítica e intelectual, pero puede ser impersonal, al tomar sus decisiones, no por las emociones, sino más bien por su sentido común. Como es capaz de ver ambos lados del problema, sus razonamientos y rápidas decisiones son usualmente lógicas y seguras. Generalmente es optimista y raramente permite que los acontecimientos lo depriman.

Como va directamente a sus objetivos, le desagrada el pensamiento confuso o sentimental que puede conducirle a conclusiones incorrectas o erróneas. Gusta de la literatura o el arte, y tampoco lo detiene lo que sea abstracto, porque es capaz de verlo sin la más mínima emoción. Tiene encanto, gracia y talento, y es capaz de expresarse claramente en todo momento. Adora la inteligencia y la viveza, y la gente queda impresionada por su vigor y agilidad mental.

CARACTERÍSTICAS NEGATIVAS O YING (de todos los Caballos)

Aunque corrientemente está bien enterado y aparentemente posee abundante información sobre cualquier tema, esto resulta a veces decepcionante, porque piensa tan rápidamente y habla tan locuazmente que con un superficial conocimiento de las cosas lo lleva lejos.

Algunas veces su falta de concentración le proporciona solo una comprensión muy ligera de todo. La mujer, débil, puede parecer una hipócrita. Para el resto de la gente parecerá ser una persona frágil, que necesita un brazo fuerte para sostenerla, cuando en realidad es una mujer fría y dura en el fondo.

Concede mucha importancia a los hechos, al menos más que a las emociones. De cierto cinismo y falta de sentimientos. Algunas veces tiene ante sí un buen negocio, pero lo estropea una evidente falta de decisión. Su afición hacia los detalles hace a menudo que se pierda en ellos. La gente puede considerarle arrogante porque comprende las cosas mejor que los demás; lo consideran un ser sin sentimientos. Pero cuando usted muestra alguna clase de emoción lo hace libremente y con toda facilidad, aun cuando tales reacciones sean a menudo duras y egoístas. Es aficionado a examinar sus propios sentimientos, con el resultado de que se convierte en una persona excesivamente centrada, descontenta y desprecia los sentimientos de los demás. Si se encuentra sujeto a fuertes presiones, puede mostrarse deshonesto, engañador y hasta embustero.

Es irónico el hecho de que a veces está tan ocupado reflexionando, que no tiene tiempo para detenerse a pensar con sentido común. Si de vez en cuando colocara sus sentimientos delante de su intelecto, sería mucho más humano. Tratar de hacer muchas cosas a la vez, lo convertirán en una persona versátil, cuando precisamente se trata de solucionar temas importantes. Entonces, cualquier decisión que tome será, con toda seguridad, drástica, y cualquier cambio de opinión o de principio será motivada por el apuro del momento, de acuerdo siempre con su propios intereses. Nunca se deja influir por la intriga o por las críticas, sino que se ciñe estrictamente a los hechos. Le gusta conocer una empresa determinada y llegar hasta el fondo, este es el principio que siempre lo guía.

PSICOLOGÍA POR INFLUENCIA DE LOS DOS SIGNOS

CABALLO – ARIES

Esta combinación te confiere demasiado fuego activo. Eres una persona en continuo movimiento. Sin embargo el Carnero puede enseñarte a correr con gracia y agilidad, y a no ser agresivo. Sarcástico, vivaz y fogoso, tiendes a trabajar con exceso, lo que puede perjudicar tu salud. te expresas con brillo, pero muchas veces con aspereza. Intrépido e impaciente, te precipitas a intentar aventuras nuevas, sin tener perseverancia para terminarlas. Tienes en ti la fuerza y la energía necesarias para competir en cualquier carrera y ganarla, a condición de que sea corta, porque no estás preparado para largas distancias y tu entusiasmo se agota rápidamente.

Tienes una dificultad por tu naturaleza ardiente, cálida, sincera, incluso algo ingenua, subjetiva y arrebatada, y es que al estar marcado por estos dos Signos, eres terrible y desorbitantemente independiente, olvidando que para ser en realidad eficaz en la vida se necesita entrenamiento, ser canalizado y dirigido. No soportas la idea de dejarte influir, si no se hace de manera sutil. No te destacas precisamente por tu perspicacia ni por tus dones psicológicos. Tu terreno es la acción. En amor eres capaz de los más hermosos sacrificios, y ni se te ocurre pensar en que puedes ser rechazado. No eres comprensivo, pero sí, bueno.

CABALLO – TAURO

Es posible que en tu caso, la constancia y el amor por la regularidad que generalmente caracterizan a Tauro estén matizados por los cambiantes estados de ánimo del fogoso Caballo. Aún así, ambos te hacen atender concienzudamente a tus propias necesidades, sin que te estorben los escrúpulos ni un profundo autoanálisis. Por haber nacido bajo esta combinación de Signos, tienes un fuerte sentimiento de seguridad y una calmada determinación. Alternas entre la rapidez y la lentitud, pero inevitablemente tendrás una personalidad vivaz, que responderá siempre a la razón y a la coherencia de los argumentos. Eres apto para correr largas distancias. También eres rencoroso. Si se te relega, si te dejan en una vía muerta donde no puedas utilizar tu energía al máximo, y organizar tus sueños, te quejarás y protestarás durante años y años. Esta combinación de Signos desarrolla la imaginación al máximo y, por esto, por tus venas corre un verdadero torrente creativo. Si consigues exteriorizarlo, puedes realizar cosas notables. Eres sentimental, afectuoso y menos egoísta que los demás Caballos. Piensas en hacer felices a los que te rodean, incluso te parece indispensable. Eres generoso, pero no tolerante, y te cansas pronto si tu pasión no es correspondida. Eres un ser que vive muy intensamente el plano afectivo. Tu comportamiento puede variar de manera sorprendente, según estés o no enamorado, porque el apasionamiento en ti es natural como la respiración. Eres apacible. Tus arrebatos de cólera son escasos pero devastadores. En estas ocasiones es inútil tratar que razones, porque el sufrimiento puede cegarte. es mejor esperar a que te calmes.

CABALLO – GÉMINIS

Una combinación muy combustible y sumamente inestable. El amor de los Gemelos por los cambios súbitos, sumado a la tendencia a la continua movilidad del Caballo, en tu caso, se combinan en el mayor grado posible. Eres capaz, y tus reflejos tienen la rapidez del relámpago. Teniéndote cerca, jamás habrá un momento de aburrimiento. Te mueves en todo a gran velocidad, a veces extremada, cubriendo gran cantidad de terrenos, pero jamás profundizas más allá de la superficie. Te enamoras rápidamente, y en la misma forma pierdes el interés, lo que quiere decir, que manifiestamente eres inconstante en asuntos de amor. En plan de juego, saltarás a través de aros de fuego, bailarás tango o te harás el muerto. Eres un Caballo al que le gusta jugar y pavonearse mientras se exhibe. La combinación te da madera de comediante, de orador, tienes seguridad en ti mismo y te adaptas a todo. Pero tu fama es, que a fuerza de hacer reír, a fuerza de convertirlo todo en una farsa, corres el peligro de dar una falsa imagen de ti mismo y convertirte en víctima de bromas.

Eres intrépido, impaciente, te gusta lo grandioso y las falsas apariencias. pareces estar siempre actuando en una comedia; cuando lloras parece que estás haciendo un drama. En el fondo eres un melancólico encubierto, un ser incomprendido. Por otra parte, no sabes siempre lo que quieres, a pesar de hallarte bien dispuesto para todo. No es conveniente que escojas una actividad que exija aplicación y perseverancia, pero podrías ser un excelente periodista deportivo. La elocuencia es una de tus principales cualidades. Te ayuda a seducir, aunque en amor demuestras ser un poco inconstante y poco consciente (porque estás aturdido por la maldad) de los sentimientos de los demás.

CABALLO – CÁNCER

Tienes una personalidad activa, pero calmadamente retraída. Aunque refinado y acorde con tu medio, la combinación de estos Signos te hace sujeto a múltiples caprichos y cambios anímicos. No tendrás tantas tendencias al autosacrificio; tienes preferencias distinguidas y eres amable por naturaleza. La presencia del Caballo te asegura una personalidad más expansiva y menos inclinada a que tomes la vida con demasiada seriedad. No tendrás necesidad de aferrarte a nada porque sabes cuando hay que soltar. El resultado es que tienes un carácter pulido en el discurso, con una válvula de seguridad que te protege contra el exceso de compromiso.

Tienes una gran imaginación; pero, para ponerla en práctica y utilizarla de manera productiva, necesitas estimularla. La seguridad tiene para ti gran importancia. En un medio adecuado, tus hijos tendrán resonantes éxitos. Eres el más cariñoso y el más afectuoso de los Caballos. Tu principal ambición es tener éxito en tu vida privada, y consagrarte con febril energía al bienestar de tu familia. Para lograrlo, ganarás carreras y saltarás obstáculos, pero no lo harás para conseguir la gloria. Necesitas verte rodeado de comodidades y, para conseguirlas, trabajas con obstinación, aunque la mayoría de las veces estás pensando en otras cosas. Con frecuencia te quedas parado frente a un obstáculo, dudando de tus fuerzas para franquearlo. Tienes muchas posibilidades de alcanzar el éxito, pero en la competencia, no aplastarás a tus rivales debido a que eres demasiado sensible.

CABALLO – LEO

Esta combinación te hace un ser ávido de conocimientos, porque pretendes no abrigar ninguna duda acerca de nada. Veraz y apasionado, ambicioso e idealista, siempre estás motivado para precipitarte con optimismo hacia adelante pero no de manera constante, sino más bien esporádicamente. Tienes gran impulsividad con propensión a los gestos magníficos, necesitando de muchas válvulas emocionales para liberar tus energías reprimidas. Generoso, pero sin llegar a los extremos. Por ser Caballo – Leo, te gustan los deportes y el ejercicio físico, no propiamente porque quieras ser profesional, sino porque quieres mantenerte en forma.

Detestas la inmovilidad y los retrasos, como tan poco te gusta que te estén acicateando o urgiendo, y sigues el paso que tu mismo prefieres, dadas las circunstancias. Aunque considerablemente lúcido e inteligente, te cuesta enormemente moderar tu ambición; te sientes empujado por una insaciable sed de records y no soportas el fracaso ante el cual sientes el dramático temor. Orgulloso y autoritario, lo cual hace que se materialice tu peor defecto: el egoísmo. No piensas casi nunca en los demás e, incluso, cuando estás apasionadamente enamorado, no entiendes bien los pudores, las dudas y los escrúpulos de tu pareja. A esto, ayuda la gran cualidad de tu entereza, que hace que si permaneces inactivo, te ahogues.

CABALLO – VIRGO

En esta combinación, la influencia de Virgo convierte la pasión del Caballo e algo más predecible. Por la misma razón, tus movimientos serán mejor calculados y ensayados. Aunque tus reflejos son lentos, igualmente eres agudo y alerta, pero de naturaleza menos turbulenta, con más calma y no tan apasionado. Incluso hasta puedes trazar planes bien calculados y pensados sin la prisa que caracteriza a los Caballos. Además, tienes atributos y aptitudes que te serán benéficos porque harán de ti una persona con más sentido de la responsabilidad en todo lo que emprendes.

Por entrar en combinación con el Signo de el Caballo, necesitas el apoyo de un Signo de tierra para que no caigas en el desorden y en la pérdida de tiempo. Por ser Caballo – Virgo, eres equilibrado, razonable y honesto, alcanzas tus metas a fuerza de trabajo. Menos brillante que los demás Caballos, tienes más oportunidades de alcanzar éxito duradero, porque la gloria, o el ser famoso, o el haber coronado en tus empresas, no te hacen perder la cabeza. Además, eres sociable, con gran facilidad para establecer contactos con los demás, actuando con mucha persuasión. Esta facilidad natural, unida a tu sentido del deber, puede hacer maravillas en el terreno profesional.

Afectivamente, eres muy apegado a tu hogar, y bajo tu aparente timidez, se esconde un ser autoritario que tiene sus principios y quiere que se sigan. Tus reglas de vida son estrictas, y también tú, como todos los Caballos, quedas sorprendido cuando los seres amados tienen la ocurrencia extrema pero muy humana, de querer existir por sí mismos, libres de tu tutela o autoridad.

CABALLO – LIBRA

Siendo en verdad análogos, cuando dos Signos entran en conjunción, cada uno equilibra las acciones del otro. En tu caso, Libra te hace más alegre y bondadoso, y tu capacidad de expresión mejora por influencia del Caballo, rápido y por siempre juvenil. Serás una persona menos egoísta y más cooperativa. No eres buen diplomático cuando se trata de asuntos ajenos, pero puedes negociar con habilidad cuando se trata de los tuyos. Y pese a tu volubilidad y a tus facilidades de palabra, serás capaz de producir, porque sabes muy bien cuáles son tus puntos fuertes.

Como sabes expresarte bien, defiendes con calor tu ideal de justicia y de armonía. Pero eres un poco abstraído, hablas más y actúas menos. Antes de arrastrar hay que convencer, y esto lo sabes hacer a las mil maravillas. Tu capacidad se presta para que hagas grandes cosas porque te adaptas fácilmente. Eres agradable, tanto en sociedad como en la intimidad, porque siempre estás dispuesto a buscar un punto de entendimiento y a ceder, en apariencias, en algunos puntos secundarios. Y, de hecho, nunca llegarás al sacrificio. Igualmente, si se te ama, te mostrarás débil, pero solo te dejarás manipular hasta cierto punto, el cual tienes claramente definido en tu mente. Tampoco eres de los que se dejan montar libremente por el primero que llegue. Por esto, eres tolerante, pero lo único que no puedes tolerar es el mal gusto.

CABALLO – ESCORPIÓN

Escorpión tiene la definida fijeza que puede inducir al Caballo a aplicar estratégicamente sus fuerzas. Eres un Caballo al que le falta la espontaneidad indiferente o alegre de tus congéneres; no obstante, aunque puedes ser serio, no serás hosco, pero sí te resistirás a que te aten a tareas rutinarias.  Escorpión te proporciona una personalidad transparente por su tenacidad. Por eso, cuando estás empeñado en ir por donde se te ocurre, puede ser muy difícil hacerte razonar para que compruebes por ti mismo si a lo mejor no estás en un error.

Como eres lúcido y desconfiado, muy dificilmente te dejas domesticar, y si permites que se te monte sin que te encabriites, es porque piensas sacar algún provecho de la situación. Eres ferozmente independiente, extremadamente sensible, apasionado y vengativo, y tienes una especial necesidad de sentirte libre. A pesar de estos defectos, te distingues de tus congéneres por tu perspicacia. Si no te sientes asfixiado por el peso de los principios rígidos, no intentas tampoco atosigar a los demás con ellos y, si se sabe respetar tu independencia, te comportas como un compañero agradable y comprensivo, cosa difícil de encontrar en un Caballo. Tu problema está en que no sabes defenderte contra la pasión. Con frecuencia posees una sensualidad desenfrenada, y te arrojas a la conquista con la avidez de un sediento.

CABALLO – SAGITARIO

Eres de una personalidad a la que le encanta vivir la vida a un ritmo rápido. Sin sombra de fatiga ni hastío, eres brillante y osado y estás siempre en movimiento. Algo del Arquero puede significar desorganización para el Caballo, porque te concede demasiada velocidad e ingenio, sin la perseverancia suficiente. La combinación de estos dos Signos te hace muy intuitivo y confías mucho en este don. Tienes tendencia a sufrir de los nervios por asumir más de lo que puedes hacer, o por lo que te dejas llevar sin freno por tu fértil imaginación.

Sin embargo, como te interesan mucho los deportes, el ejercicio será la válvula de escape ideal para tus presiones acumuladas. No solo dices lo que piensas, sino que lo haces, y con una convicción absoluta. Te gusta correr y no carecer de aliento. El problema es que no corres exactamente para ganar, sino simplemente por la embriaguez de sentir, con el viento, la sensación de libertad. Necesitas imprescindiblemente tener objetivos espirituales, materiales o afectivos, pero motivos para vivir. De lo contrario, correrás indefinidamente, sin detenerte jamás en ninguna parte, inconsciente de tus responsabilidades. Si estás motivado por un ideal, si sabes a donde vas, no debes preocuparte: llegarás.

Harás las cosas bien porque no careces del sentido del humor ni de cualidades definitivamente positivas. Naturalmente, una vez que hayas coronado tus metas, hablarás de tu hazaña sin cansarte, porque tienes un concepto del triunfo nada modesto. En el plano afectivo eres generoso e intentas de buena fe comprender a los que te rodean. Pero debes tener especial cuidado en no bromear con los valores familiares.

CABALLO – CAPRICORNIO

Lo que mejor aporta la Cabra a esta combinación, es la coherencia, merced a la cual el Caballo podrá tener cualidades más permanentes y confiables. Los dos Signos te acosan para que te mantengas en una actividad continua. Eres sensible. No descuidas nada. Para ocuparte de tus propios asuntos estudias e investigas toda clase de información, atendiendo también a los matices que otros te sugieran. Aunque de espíritu menos alegre, este Caballo conferirá rapidez y gracia a la sólida resolución de Capricornio. Eres una persona que sabes establecer tus prioridades y capaz de alcanzar mucho.

Noble y sin artificios, eres virtuoso, lúcidamente valeroso y muy perseverante. Necesitas tiempo para encontrar tu camino, pero, una vez decidido, le consagras todas tus fuerzas y no te desvías ni un milímetro. No eres muy afectuoso ni comunicativo, y le das más importancia a tu trabajo y a sus resultados, que a un aniversario, así sea de tu esposa o hijos. En los momentos graves consuelas y te muestras muy cariñoso y amable, y tienes metida en la cabeza una jerarquía muy clara de las obligaciones, en el sentido de que lo necesario prevalece sobre lo superfluo. Necesitas una estabilidad familiar y, cuando la logras, no intentas, en general, modificarla. Eres secretamente apasionado y tienes, cuando es necesario, sentido del humor. Puedes cansar a tus íntimos por tu rigor y tus exigencias. Detestas las flaquezas y los compromisos. Tienes alma de justiciero solitario y, si bien necesitas un tiempo de meditación antes de emprender algo, eres capaz de perseverar sin preocuparte demasiado por el triunfo. Piensa en el futuro… porque eres de los que consiguen una gloria póstuma.

CABALLO – ACUARIO

Estás lleno de entusiasmo, de ánimo vagabundo y caprichoso, a tal grado que probablemente siempre tendrás listas las maletas para un viaje real o imaginario. Vives la mitad en el presente, y la otra mitad en el bello jardín de tu fantasía. En lo único que no te detienes con pasión enfermiza, es en tu pasado. Optimista y airoso, bien se puede decir que rebosas amor por la vida. Entregado a la búsqueda de la verdad, vives rodeado de gentes y de compromisos intelectuales para mantener ocupados tu cuerpo y tu mente.

El ser marcado por esta combinación de Signos, es una curiosa mezcla de egoísmo y generosidad, dependiendo del tipo de relación que se tenga contigo. Eres intuitivo pero inestable, y tu imaginación que a duras penas puedes canalizar, te arrastra a descuidar por completo el presente en provecho de un futuro lejano. Te cae a la maravilla para que lo practiques, el dicho que dice: «más vale pájaro en mano que cientos volando». En el fondo, sabes a donde quieres ir, pero ignoras como expresarlo, por lo cual tus ideales no son siempre bien comprendidos por los que te rodean. Eres comprensivo, abnegado y adorable, mientras no se te exija comprometerte personalmente en algo, pues entonces te tornas egoísta, de una insensibilidad y de una indiferencia increíbles. Quizás te sientas desgraciado al ver el sufrimiento, pero no lo demostrarás jamás.

CABALLO – PÍSCIS

Eres todo finura y galantería, y el más útil y sensible a los estados de ánimo ajenos. La paciencia del pez actuará como tranquilizante sobre la movilidad y peculiaridades exageradas del Caballo, por lo cual mantienes un ritmo constante y no te precipitas a entrar en acción, porque eres convencional, no tienes el impulso de la urgencia, ni tampoco confías demasiado en los dictados de tu corazón. Eres una refinada mezcla de rapidez y sensibilidad, ni demasiado acelerado ni lento en demasía, ni demasiado eficiente ni muy sentimental.

Estás particularmente dispuesto a dejarte arrastrar por las corrientes que te simpatizan o por la ensoñación. En consecuencia, eres muy susceptible, sentimental, e incluso un poco ingenuo. Te gusta la idea del sacrificio, te complace considerarte un héroe, pero no sabes exactamente donde comienza el sueño y en donde acaba la realidad.

Eres capaz de vivir intensamente ambos estados y confundirlos alegremente. Romántico pero apegado a tu seguridad, eres a la vez sociable e interesado. Te muestras siempre muy amable con tus relacionados pero conservas, en el fondo de tu inconsciente, la idea de que podrás sacar provecho tratándolos, dando pruebas, en todas las circunstancias de tener un oportunismo bastante notable. Si alguien te dice que eres ávido, te enfureces, y citas un sinnúmero de obras de las cuales has sido el benefactor.

Share