Archivos de la categoría 29 – EL GALLO Y EL ZODIACO

ENCUENTRO DEL GALLO CON EL ZODIACO OCCIDENTAL

Horoscopo Chino GalloEvidentemente, tanto el Zodiaco Occidental como el Horóscopo Chino, son fuentes de información psicológica sobre los nativos de los respectivos Signos. Haciendo una analogía entre ambos, se ha encontrado que tienen, en común, características definidas en ciertos aspectos y, uno y otro, además, tienen otras que mencionan cada cual por su parte. Tomándolas en conjunto, nos ha dado una imagen más definida sobre el comportamiento de las personas en general, dándonos fundamentos para estructurar unos patrones de comportamiento específicos y más completos, en el sentido de tener en cuenta que al Signo de Gallo corresponde el Signo Zodiacal Virgo. Así las cosas, a continuación damos detalles caracterológicos que se compenetran con el Signo Chino.

POR INFLUENCIA DE VIRGO, EL GALLO VIRGO

Así que la nota tónica de su carácter, es la mentalidad práctica. No hay nada superficial y fortuito en él, ya que es persona metódica exacta, y enamorada de todo cuanto hace. En cualquier situación, su primer pensamiento es cuál ha de ser la cosa más razonable y sensata que debe hacer.

Sus facultades de discernimiento están perfectamente desarrolladas, pero secretamente teme todo aquello que es grande y poderoso. Así que es partidario de todo lo que es pequeño. No hay nadie que pueda concentrarse en los detalles diminutos como lo hace el Gallo. Es persona práctica y perfecta en el más alto grado. Sus críticas a menudo hieren porque posee la habilidad de dar casi siempre en el clavo. No se le ocurre jamás que pueda estar ofendiendo a alguien, y debe tener más cuidado en mostrar tacto en todo aquello que hace. El tacto no es una de sus cualidades naturales y es difícil que se desarrolle en él.

Su objetivo en la vida es prestar un buen servicio y se dedica a ello en forma inteligente. Hace todas las cosas en forma muy masculina y se muestra muy escéptico hacia todo aquello que sea poco científico. Aprende fácilmente, pero no le gusta estudiar repasando. Le interesan todos los temas intelectuales y asimismo le agrada estar rodeado por gente inteligente.

Se le podría describir como persona llana y sencilla, con una mente clara, que se toma la vida plácidamente. No pertenece al tipo idealista, heroico o aventurero, pero es decente y digno de confianza. Es pacífico y modesto, consciente de la última moda y se enorgullece de su aspecto físico.

Su línea de pensamiento sigue lo concreto, los hechos comprobados y las cantidades también conocidas. No comprende ni concede crédito a la fantasía o a la especulación. No siente el menor deseo de investigar los misterios de la vida y con frecuencia no aprueba tampoco una actitud que implique pensamiento espiritual.

Usualmente está dotado con nobles gustos literarios y artísticos, y aprecia mucho las cosas simples de la vida. Como norma, es de buen carácter y difícil de indignarse; pero cuando es herido por otras personas tarda mucho en perdonar y es capaz de sostener el rencor durante mucho tiempo.

CARACTERÍSTICAS POSITIVAS O YANG (de todos los Gallos)

Aunque suele criticar las faltas de los demás, siempre lo hace con espíritu de ayuda.

Siempre logra lo que se propone porque se dedica por entero a su trabajo, sin importarle lo pesado que éste sea o el tiempo que pueda tardar en realizarlo. A menudo llega mucho más allá de lo que la gente espera. Es ingenioso y avanza humildemente hacia el éxito mediante un duro trabajo.

Odia la discordia y, a su manera, hará todo lo posible para que esta no estalle en ningún momento. De esta forma se convierte en un miembro valioso para la sociedad, ya que su contribución a ella es importante.

Sus cualidades de tenacidad inspiran admiración y respeto en todas las personas con las que entra en contacto. Sus dotes se ajustan a todo aquello que precise que la persona sea firme, persistente y duradera en un propósito y que, además, posea agudo poder mental.

CARACTERÍSTICAS NEGATIVAS O YIN (de todos los Gallos)

Es demasiado precavido, hasta llegar al extremo de ser tímido.

Aunque puede criticar con espíritu sincero, sus censuras muy a menudo podrán ser hirientes. Aunque su lengua pueda herir a otros, no le agrada que le ofendan o le riñan. Algunas veces su agudeza no tiene nada de humorística, sino que es fría e irónica.

Su falla más común es mostrarse excesivamente severo, especialmente con respecto a los detalles. Puede que sufra una serie de extraños prejuicios y sea muy estricto en sus puntos de vista, con el resultado de hacerse impopular con todas aquellas personas que comprenden mal su naturaleza.

Es pedante y frecuentemente muestra una tendencia notoria por la limpieza. Es de las personas que casi siempre saben donde está algo y no pueden tolerar ver algo desordenado o sucio.

Es excesivamente escrupuloso en cuanto se refiere a todo aquello que considera perjudicial para los demás; no lo hace. También es presumido, arrogante y amigo del chisme y la murmuración.

Pierde amigos porque algunas personas se resienten de sus críticas, pues a nadie le gusta que otra persona le señale sus fallas. Cuando se indigna sabe pronunciar las palabras precisas para ofender.

Rara vez discute sus pensamientos y acciones con otros, ya que valora enormemente su punto de vista.

Siempre esta listo a ver faltas en los demás lo cual le da la oportunidad para criticarlos severamente.

PSICOLOGÍA POR INFLUENCIA DE LOS DOS SIGNOS

GALLO – ARIES

Pasarte por alto es difícil, quitarte de encima es imposible, y es arduo tratar de ponerse a tu altura. Estas son las tres fases que caracterizan al Gallo-Aries. Cuando eres positivo, puedes llegar a ser absolutamente indispensable. Si eres negativo, es casi seguro que serás megalomaniaco; es decir, con fuertes tendencias a creerte superior a todo el mundo, delirio de grandeza en una palabra. Eres rígido como una columna y tus intenciones son absolutamente honorables, con una personalidad que hace que a donde vayas causas efecto. Dices las cosas como son y, en última instancia, te mantienes fiel a tus convicciones. Tienes una conciencia muy clara.

Ante todo eres valiente. Pones la cara incluso ante las situaciones más desesperadas. En ti hay algo heroico, en el sentido del gesto gratuito, inútil pero soberbio. Además eres sincero, no conoces la mentira, a la cual consideras como una invención demasiado rebuscada y mezquina. Así, por ejemplo, en amor nunca expresarás sentimientos que no sientas profundamente. Pero a menudo te sientes decepcionado en el plano sentimental, porque por ser tan idealista e ingenuo, eres fácilmente engañado. Además, no logras comprender el disimulo y la falsedad de los demás, porque eres franco. excesivamente franco, a tal grado que te conviertes en una amenaza para ti mismo como para los que te rodean. Por otro lado, eres del todo inconsciente en lo que se refiere a la sensibilidad y susceptibilidad de los otros. Cuando te decides cantarle la tabla a cualquiera, hay que saber resistirlo, pero no todos saben que la mayoría de las veces no los haces adrede. Es porque sencillamente eres así.

GALLO – TAURO

En esta combinación, los dos signos coinciden en que son muy trabajadores, infatigables, dando la sensación de que jamás se cansan y, generalmente, coronas tus trabajos con éxito porque sabes resistir en la lucha con valor y decisión y, salvo circunstancias imposibles, caes y te frustras, pero esto tampoco mina tu entusiasmo ni tu don de luchador en la vida. Sencillamente, vuelves a empezar a pesar de tus heridas,

Aunque los dos signos ven las cosas con seriedad, es indudable que la parte que tienes de Toro hace que tengas mejor dominio de tu lengua. También, al final, los resultados que obtengas de las cosas, si son buenos, no tendrán el canto del triunfo del Gallo, y si no resultan como lo esperabas, tampoco te desconsuelas.

Sabes encontrar un equilibrio en la parte buena de la vida. Además, experimentas una verdadera satisfacción cuando puedes ayudar a la gente y nunca rehúsas tu apoyo; incondicionalmente lo prestas, pero una vez resuelta la situación es inútil que, pese a ruegos, lo vuelvas a hacer, más si solo se trata de caprichos de quien lo solicita, lo detestas. Eres valiente y enérgico pero muy sensible en el aspecto utilitarista. No te gusta perder el tiempo. Por la influencia del Gallo tiendes a herir a tus familiares y amigos íntimos con verdades bastante duras que, aunque ciertas, pueden crearte enemigos que nunca te lo perdonarán. Si notas que has lastimado, no te excusarás; pero inmediatamente después «dorarás la píldora» diciéndoles algo agradable para conseguir el perdón. Eres muy independiente, amas tu libertad, pero al mismo tiempo tienes necesidad de ser admirado. En el fondo eres sensible, pero lo escondes. Muy sensual, muy sociable, y una de tus ambiciones más secretas es que te gustaría tener un harén, muchas mujeres para ti solo.

GALLO – GÉMINIS

En tu caso, la inconstancia de Géminis resultará atenuada por la eficiencia y amor de la precisión del Gallo. De la unión de ambos signos resulta que tú eres una persona alegre, que das tu opinión con total sinceridad y eres capaz de ir directamente al grano sin demasiadas vueltas ni temor de represalias. No por eso dejas de ser sensible a las críticas; saltarás ante el más leve golpe a tu ego o a la menor oposición a los golpes de vista. En esta combinación resulta que el Gallo es más pintoresco y, con alardes de espectacularidad, hará chasquear los dedos, entrechocará los talones y , en realidad, no te puedes quedar quieto un solo minuto. Lleno de buenas intenciones, talento para la organización y con aspiraciones prácticas.

Algo veleta; es decir, que giras constantemente a un lado y otro porque necesitas estar en permanente actividad. Estás siempre dispuesto para hacer algo genial, o una simple tontería, pero a pesar de esto siempre en movimiento, eres constante en tus afectos. Si se te deja que revolotees a tu gusto, no abandonarás tu hogar, ni irás a rondar en los ajenos. Muy entusiasta, también tienes un lado soñador, sueñas con cosas apasionantes que podrías hacer, y lo curioso es que muchas veces las realizas, porque en el fondo, no careces de sensatez.

Pese a tu aparente desinterés, tienes habilidad en los negocios, y en este aspecto tienes buen olfato. Eres muy servicial y compañero agradable para vivir contigo porque sueles dejar tranquilos a los demás, exigiendo tan solo una cosa: que hagan lo mismo contigo. Tu amabilidad, sin embargo, es un poco egoísta porque piensas que la caridad bien entendida empieza por casa.

GALLO – CÁNCER

La combinación de estos dos Signos te hace una persona cuidadosa, maternal y eficiente, de modalidad cálida y demostrativa. Eres autenticamente servicial, pero aún así, tienes impulsos de agresividad.

En tu caso, tus metódicas buenas intenciones se expresarán y llegarán a realizarse con la bondad y el buen gusto de Cáncer, gracias a lo cual contarás con más apoyo y respaldo. En esta combinación, la tenacidad pasiva de Cáncer se asocia con la activa perseverancia del Gallo. Serás una persona difícil de derrotar, ya que no permitirá que nada te aparte de tus metas.

Pero para triunfar, debes, ante todo, vencer tus contradicciones, lo cual no es fácil, porque eres sensible, susceptible y rencoroso con frecuencia. Las decepciones dejan en ti huellas indelebles, y para mitigarlas necesita que se te valore y se te dé confianza, pero no eres muy hábil para conseguir esta ayuda que tanto necesitas, porque tu forma de ser te impide adaptarte con facilidad a nuevos ambientes.

Hogareño y agradablemente conformista, no abandonas tu hogar, pero sueñas con visitar parajes exóticos. Tienes cualidades de tenacidad, pero necesitas de tiempo para pensar, porque no eres de los que actúan por impulso. Incluso puedes parecer pasivo y ausente, pero, si alguien ataca a tu familia, reacciona como un gallo de pelea, porque si hay algo que verdaderamente quieres es estar con tranquilidad entre los tuyos. Puedes ser adorable pero careces de confianza en ti mismo y corres el riesgo de agotarte en fanfarronadas si no te sientes apreciado.

GALLO – LEO

En tu caso se puede esperar que la generosidad del León domine la tendencia del Gallo a ser observador de detalles y quisquilloso. Aún así los dos Signos son fuertes y dominantes, y por esto puedes estar suficientemente orientado al éxito. El Gallo puede ocuparse con devoción y constancia de asuntos mundanos, pero el León tiene puesto el corazón en la gloria. Por esto, con estas condiciones, puedes contar con todo lo necesario para llegar a las cimas más altas del poder; pero, sin embargo, hay que reconocer que eres a veces demasiado mandón y convencido de tu superioridad.

Un poquito vanidoso y amante del lujo. Esto es un estímulo para ti, porque siempre estarás en planes de superación, porque sueñas con tener un palacio de oro con todas las comodidades. Ante cualquier éxito sacas el pecho, te pavoneas, haciendo un alarde vanidoso de lo que has conseguido. Pero esto es humano: satisfacerse con lo que se ha alcanzado.

Eres honesto e incluso tienes nobleza de la que obliga, porque nunca olvidas el efecto que causas en los demás y éste tiene que ser tan bueno como puedes. Como todos los Gallos, eres egoísta, pero esto en ti no se nota demasiado porque intentas siempre parecer como generoso y magnánimo. Muchas veces lo consigues, y solo tus más íntimos se dan cuenta de que satisfacer a los demás te da una gran seguridad y acrecienta la buena impresión que tienes de ti mismo. En tu trabajo eres autoritario y enérgico. Tus sueños son realizables; el edificio que construyas será sólido porque piensas en la posibilidad de vivir en él.

GALLO – VIRGO

Eres increiblemente seguro, con los dos pies sólidamente plantados sobre el piso. En tu caso, los dos Signos son virtuosamente excéntricos, y por esta combinación es probable que tengas preferencias extravagantes y casi fanático del perfeccionismo. Pensador claro y lógico, te destacas en las actividades mentales. Siempre estás estudiando y aprendiendo sobre diversos temas y una de tus satisfacciones es que se puedas reconocer que sobre cualquier cosa tienes la autoridad de la persona que domina el asunto. Eres un archivo ambulante de hechos, raramente te equivocas y registras meticulosamente hasta la última información, en beneficio de la posteridad. Enamorado de los grafismos. Está siempre pendiente del rendimiento. Pero debes recordar que, en el aspecto negativo, estos dos Signos te pueden influir en el peculiar pasatiempo de buscarle cinco patas al gato.

Tienes la audacia que a veces hace falta para triunfar. Esto te proporciona también un aire de confianza y de seguridad. Pero esto es relativo; trabajas inquieto; trabajas y trabajas y no te tomas el derecho de descansar imponiéndote a ti mismo y a los demás una disciplina estricta. Estás siempre previniendo desastres del mañana. Se te podría considerar modesto, pero esto no es del todo cierto porque a veces eres fanfarrón, porque tienes necesidad de brillar aunque sea en ambientes íntimos. Si se trata de hacerte callar, reaccionas con agresividad porque te aferras mucho a tus esquemas mentales, a tus ideas. Te apoyas en principios y no soportas que se pongan en duda tus valores.

GALLO – LIBRA

Estos dos Signos confieren equilibrio a tu naturaleza exigente. En tu caso, eres una persona que se empeña en arreglar su habitación con toda clase de lujos y comodidades según las posibilidades. Eres un intelectual al que le encanta vivir bien. Dada la facilidad y la suficiencia con que hablas, es muy poco lo que se puede discutir contigo. Aunque eres tan detallista y observador como todos los Gallos, más que eso, Libra te ayuda a que tengas más capacidad para comprender los puntos de vista ajenos, por lo cual eres menos dado a criticar bobadas, y mucho más animado y feliz. Tu nivel de popularidad será más elevado y estimado que el de otras variedades de Gallos.

Esta alianza de Signos hace que en ti se produzca un efecto positivo, porque Libra se distingue por su diplomacia y su capacidad para restarle importancia a las cosas sin llegar nunca a los extremos. Esta influencia será beneficiosa para el Gallo, que así podrá atemperar algo sus opiniones. Intentarás así mismo, evitar las exageraciones y tratarás de no herir a nadie.

De hecho eres muy charlatán. Te encanta discutir, argüir, hablar y argumentar, pero no eres de los que  hablan sin saber lo que dicen. A veces ostentoso y siempre cuidando de tu apariencia y del ambiente en que vives, y para estas y otras comodidades no te fijas en precios, si son de calidad. Para ser un Gallo, eres bastante prudente; pero sin embargo cometes muchas majaderías sentimentales, dada tu tendencia a juzgar a la gente por las apariencias, a idealizarlas. En lo más profundo de tu ser, eres conformista. Pocas veces te apartas de la legalidad.

GALLO – ESCORPIÓN

Es de apreciar tu fortaleza y energía. Esta combinación de Signos está integrada por dos Signos fuertes, individualistas y nobles, que te hacen brusco y certero como el Gallo, en tanto que Escorpión te hace odiar las componendas. Odias comprometerte, porque para ti un compromiso es una derrota. Jamás, pero jamás, aceptarás la frustración. Como tienes una personalidad programada para triunfar, generalmente lo consigues, aunque tus métodos no te proporcionen amigos a montones. Pero no te importa; a lo mejor prefieres tu orgullo y aislamiento a ceder siquiera unos centímetros de terreno. Escorpión agudiza tus facultades de investigador, y es poco lo que se escapa a tu deseo de averiguar.

Es difícil competir contigo porque posees valor y energía y no careces de autoridad; y cuando no consigues las cosas por ti mismo, haces actuar a los demás, porque tienes un poder de convicción verdaderamente excepcional. A veces tu sentido crítico y tu latente agresividad se exteriorizan a través de la palabra, y esto puede parecer malo; pero hay que reconocer que no te puedes resistir al placer que te proporciona el dar pinchazos cuando notas que hay inseguridad en los demás. Además, tu sentido del humor es un tanto negro y molesto, y son pocos los que aguantan tus pesadas bromas. Otro aspecto algo negativo en ti, es que te gusta dominar; no lo hace de frente sino que te vales de medios tortuosos primando tu deseo. En el fondo eres un incomprendido y tienes la necesidad de sentirte seguro principalmente en el plano afectivo, y se puede tener la certeza de que en tu ambiente familiar todo andará bien, pero tiene que ser según tú lo quieres, porque no aceptas intervenciones directas en la forma como lo conduces y, además, te comportas en concordancia con lo que quieres.

GALLO – SAGITARIO

Ambicioso, parlanchín y activo, con la modalidad decidida común a los Signos que te influyen. Es imposible discutir contigo, porque para demostrar que tienes razón, no te importa seguir con la controversia oral todo el tiempo que sea necesario, y si las cosas empeoran, no vacilas en llegar a la agresión sin fijarte en riesgos. Tienes a tu favor que eres escrupulosamente sincero y no sabes mentir, siendo preferible que no accedas a decir la verdad, porque con toda seguridad serás venenoso en lo que digas. Pese a tu franqueza, puedes ser muy generoso y no vacilar en darle ayuda a alguien si tú crees que verdaderamente la necesita. En tu caso, Sagitario proporciona al Gallo más dignidad y objetivos mucho más seguros.

Hablas y nunca dejas de hablar de tus proyectos, que por lo general son grandiosos; evangelizar la tierra, luchar por la supervivencia de la humanidad, podrían ser los más modestos. No lo dices por mentira, sino porque eres simplemente un entusiasta, a veces muy exaltado. Pocas veces llegas a realizar tus locas empresas, pues, en el fondo, esto no hace que vayas a sacrificar tu comodidad y, al final, prefieres contarlas como si fueran historias fantásticas para dormir a los niños. Caluroso, tranquilo e independiente, eres sumamente agradable, y tienes gran necesidad de sentirte libre, sobre todo en la adolescencia. Con la edad puedes volverte algo dogmático y querer que todo el mundo se aproveche del fruto de tus experiencias. No abandonas a los desvalidos. Tu valor, tu lealtad y tu fidelidad para con los amigos hacen que se te perdonen muchos errores.

GALLO – CAPRICORNIO

Por haber nacido bajo esta combinación, te destacas por tu minuciosidad, eficiencia, y absoluta falta de pretensión. Ninguno de los dos Signos que te condicionan se destaca por su maleabilidad, de manera que serán vanos todos los intentos que se hagan para reformarte. Así eres, duro y estricto. Sin embargo, no tienes la impulsividad del Gallo y tal vez más reservado, aunque todavía propenso a ejercitar su facilidad de palabra en cuanto se te presente la ocasión. Poco irritable, serás una persona pulcra y exacta, que no admite tonterías ni desviaciones, y aunque no careces del sentido del humor, no tolerarás bromas pesadas ni que consideres indignas.

La tendencia a ser fanfarrones, propia de los Gallos, en ti se transforma en una especie de autoridad fría y rigurosa. Integro y justo, pero no te preocupas demasiado por matizar las cosas. Tu lapidaria franqueza a nadie le cae bien, aunque tienes el mérito de ser irreprochable. Nunca dices una mentira, aunque sea piadosa; y no es que sea muy duro, al contrario, tienes buen corazón, eres sólido, y se puede confiar en ti porque eres un amigo de confianza. Lo que ocurre es que tu honestidad te impide alterar la verdad en lo más mínimo. También eres trabajador y lúcido, y la verdad es que no sabes detenerte porque estás siempre obsesionado por terminar lo que has empezado y no dejas nunca un cabo suelto. En suma, un perfeccionista a quien te interesa tanto el esfuerzo como el resultado. Socialmente eres apreciado porque te comportas de manera discreta y cortés, y tu conversación es interesante porque conoces a fondo los temas. Con prudencia, tu vida intelectual es más rica que tu vida sentimental, que está llena de periodos de soledad.

GALLO – ACUARIO

No tienes nada que ver con el Gallo habitual. No te afanas tanto como de costumbre y hasta es posible que uses el reloj con adelanto, porque vas por delante de la época. Pero seguirás teniendo la franqueza del Gallo, o su sinceridad, y cuando hablas, lo haces sin cuidarte de la furia que puedes despertar. El Gallo es perseverante, y Acuario proporciona visión del futuro, por lo cual estás facultado para hacer planes a largo plazo y, además, entender las necesidades futuras de la gente. Investigas con el candor de un niño y la minucia de un hombre de ciencia, por lo cual siempre tienes algo que hacer y hace que igualmente persigas hechos.

La alianza de estos dos Signos amplía en ti la tendencia a la utopía que ambos tienen en estado latente. Debido a esto, eres un gran idealista que se preocupa, sincera y generosamente, por el bienestar de la humanidad en general y de tus allegados en particular. Siempre estarás dispuesto a entregar una parte de ti mismo para arreglar las cosas, y por esto tienes la cabeza llena de ideas y de trucos ingeniosos para mejorar la existencia de los demás, tanto en el lado práctico como en el humano. Eres un consejero nato, atiborrado de buenas intenciones, con un matiz de abnegación y, en conjunto, motivado por una buena dosis de ingenuidad. Tienes respuesta para todo y deseas que pidan tu opinión, pero a veces puedes carecer de lógica y de objetividad. En sociedad, eres amable y elocuente, dando la impresión de que sabes mucho, debido a que estás tan dotado para hablar, como pare escuchar, lo cual resulta agradable para los demás.

GALLO – PISCIS

Tienes una personalidad amante de la paz. Eres de carácter exigente, pero cooperador. La recia fibra moral del Gallo no necesita de nada más, pero con tu talento para las relaciones públicas, Piscis siempre consigue dar una imagen mejor. Menos taciturno y sin tendencias dogmáticas, puedes abandonar tu dieta habitual de rutina y trabajo metódico y animarte a vivir un poco. Conservador y tranquilo, no se te hace difícil obedecer normas, pero te cuidarás de que en tu ritmo de trabajo se entretejan en forma equilibrada el descanso y la laboriosidad. Escurridizo, es casi imposible que te lleguen a conocer como realmente eres, a menos que voluntariamente quieras hacerlo.

Tienes grandes cualidades: eres humano, sensible y abnegado. Puedes pasarte horas escuchando con aire compasivo cuando te cuentan desgracias. Después das tu parecer con tono convencido, pero salpicando tus frases con reflexiones, tales como: «No estoy seguro… pero…», «puedo equivocarme», etc., siendo un problema; que muchas veces no estás seguro de nada. Con frecuencia tienes problemas en elegir entre dos o más cosas, porque las mira a veces de manera romántica, y otras con materialismo impresionante. Nunca se sabe exactamente si eres la víctima o el verdugo, ni estarás dispuesto al sacrificio o, por el contrario, arremeterás alegremente contra todos. Soñador, aturdido, tienes un poco la cabeza en las nubes, siendo difícil que entres en razón, porque continuarás escapándote con el pensamiento. Bajo tu apariencia despistas, porque eres muy huidizo y difícil de agarrar.

Share