Archivos de la categoría 31 – EL PERRO

EL PERRO

Horoscopo Chino Perro

La estirpe marcial me ha convocado
para escuchar tus lamentos
y aquietar tu dolor.
Soy el protector de la justicia;
y, la ecuanimidad, mi única amiga.
Jamás enturbiada mi visión por la cobardía,
mi alma nunca encadenada.
Una vida sin honor
es una vida en vano.
Soy El Perro.

CORRESPONDE AL SIGNO OCCIDENTAL DE LIBRA.

NOMBRE CHINO DEL PERRO: GOU.

ELEMENTO QUE LE RIGE: Metal (Ver los 5 elementos y su influencia).

TENDENCIA YIN YANG: Positiva.

COLORES CONVENIENTES: Negro y azul marino.

PLATAS: Adormidera y nenufar.

FLORES: Amapola y azahar.

PROFESIONES DE CONVENIENCIA: Artista de cine, radio y televisión, político y estadista, comerciante, empresario, abogado, juez. Para ampliar lo de las profesiones, leer en la parte de ‘Los 5 Elementos y su Influencia’.

EL AÑO DEL PERRO

Paradójicamente, el año del Perro traerá, al mismo tiempo, felicidad y disensiones (contrariedades y riñas). Los auspicios domésticos del Perro aportarán armonía a la vida familiar, patriotismo al país, y una lealtad inconmovible a cualquier causa que se desee apoyar.

Por otra parte, su rígido poder de voluntad y la inflexibilidad de su sentido de la justicia, provocarán también importantes enfrentamientos en los que los más débiles tomarán la delantera. Es un año en que se prestará oídos a problemas controvertidos y se producirán cambios no convencionales, pero afectivos. La igualdad y la libertad contarán con el respaldo de la noble influencia del Perro.

Nuestros puntos de vista se volverán más idealistas y nos libraremos en alguna medida del materialismo, ya sea realizando actos de caridad o defendiendo algún proyecto valioso. Durante este año abandonaremos la persecución del dólar todopoderoso para volvernos un poco más reflexivos.

Es la época perfecta para reacomodar nuestras tablas de valores, renovar nuestras virtudes y unirnos a cruzadas contra la opresión y la tiranía. Pese a lo lúgubre de su visión, el Perro aporta estabilidad porque en general la gente no se atreve a desafiar su autoridad al ver lo empeñado que está en mantener la paz.

Innecesario es decir que la resolución y la fuerza del Perro serán causa de choques, levantamientos y rebeliones de toda clase; pero, finalmente, serán su buen sentido y su generosidad las que suavicen las cosas. Su generosidad nos predispondrá a ser más caritativos que lo habitual en nosotros.

Durante este año desearemos más de una vez poder relajarnos un poco más sin que el cinismo del Perro nos cubra constantemente de preocupaciones. Pero también aquí es posible que sea la mirada siempre vigilante del Perro la que más contribuya a que sea una época de calma.

Aparte de esta sensación de inquietud, no debe haber causas de alarma. Podemos ocuparnos de nuestras cosas con la tranquilidad de siempre, porque el Perro es el centinela perfecto.

Este año prestará sinceridad a nuestras intenciones y nos hará actuar de buena fe. Nada debe preocuparnos, mientras no nos apartemos del camino recto.

PSICOLOGÍA DEL ADULTO PERRO – HOMBRE O MUJER

Posiblemente sea éste el Signo más agradable de todo el ciclo Chino. Una persona nacida en el año del Perro es sincera, inteligente y directa. Tiene un profundo sentimiento de lealtad y se apasiona por la justicia y el juego limpio. Estos nativos suelen ser animosos y atractivos, y ejercen gran atracción sexual. Generalmente amistoso y sin pretensiones, el Perro se lleva bien con la gente porque no es demasiado exigente. En vez de esperar a que se le acerquen, le gusta ir al encuentro de alguien, está siempre dispuesto a atender razones y se puede contar con que haga lo que le corresponde.

Si se tiene por amigo a un fiel Perro, se debe saber que cuando haya dificultades basta con llamarlo para que acuda en nuestra ayuda, porque por más que rezongue, gruña o finja indiferencia, el Perro no puede ignorar un auténtico pedido de auxilio. A veces, protege los intereses ajenos con más fervor que los suyos. Si alguien te saca de aprietos, nueve veces de cada diez será un Perro. Es frecuente que estos nativos mantengan su apego a un ser querido por más indigna que sea la persona en cuestión. No vas a encontrar que un Perro se vaya de casa simplemente porque descubrió que su amo tiene, proverbialmente, los pies de barro. Él tiene previstas estas fragilidades y lo más probable es que pueda contar con él en las buenas y en las malas. Y si, finalmente, se va de casa, pues no hay que culparlo porque debe ser un sitio en donde realmente se siente incómodo y con ambiente desagradable para él. Hay que tener en cuenta que el Perro no es de los que desertan fácilmente y, como dijimos, tiene que sentirse muy mal para que abandone su casa.

Como su amigo el Tigre, igualmente humanitario, es raro que el Perro se encolerice personalmente contra alguien. Te llamará la atención sobre un fallo o un error específico pero no odia. Su enojo se parece más a un relámpago, que aparece en forma imprevista y se extingue con la misma rapidez. Pero siempre será un enojo justificable, sin maldad, sin rencor y sin celos. Cuando todo haya sido dicho y hecho y se hayan aclarado debidamente las cosas, el Perro no pondrá reparos en abandonar el asunto.

No todos los Perros andan buscando pelea. Más exacto sería decir que estos nativos son observadores con ojos y mentalidad bien abiertos, con el objetivo de resguardar las metas sociales y el interés público general.

De vez en cuando, si decide adherirse a una causa que le parece correcta, el Perro sale victorioso. Afortunadamente no es de los que defienden causas objetables. Sus ideas y su moral son del nivel más alto posible. Como símbolo que es de justicia, el Perro se toma muy en serio las responsabilidades que él mismo se impone.

Tomados como grupo, estos nativos no son materialistas ni ceremoniosos; les gusta hablar claro. De todas maneras, generalmente perciben las motivaciones de la gente, de manera que un lenguaje rebuscado les afecta desfavorablemente. El Perro es abogado por naturaleza, y escuchará con objetividad tu caso; pero si intentas meterte en sus asuntos se mostrará retraído y reservado. Él nació con todas las defensas altas. Tendrás que ganarte poco a poco su confianza y esperar a que él se manifieste.

El Perro tiene la reputación de ser cínico, pero eso no es más que una rígida generalización. En realidad, lo más exacto es decir que todos los cachorros son graciosos e irresistibles; los perritos son retozones (saltones) y vivarachos, y solo los perros maduros o viejos se ganan el derecho de ser los cínicos intransigentes del Zodiaco Occidental. Los leales defensores públicos y los miembros de la Vieja Guardia deben pertenecer efectivamente a las unidades de la sociedad perruna que, con el correr, están cada vez más desilusionadas, aunque sin dejar de acudir fielmente al llamado de la trompeta. Por más que se enfurezca al ver hasta qué punto ha descendido nuestra moral, el Perro seguirá poniendo sus fuerzas al enfrentamiento del mal y responde a todos los S.O.S. que se emitan en su onda.

Incluso el cachorrito será capaz de distinguir entre los buenos y los malos y él; por supuesto, será uno de los buenos.

Lo admita, o no, el Perro tendrá una necesidad innata de dividir a la gente en categorías precisas. Para él hay amigos o enemigos, blancos o negros. A medias, nada. Nada de gris ratón o de otros colores intermedios. Él tiene que saber como clasificarte, antes de poder estar cómodo en tu compañía y, frecuentemente, su decisión de confiar o no en alguien, será la última instancia. Y si sospecha de alguien, no es de los que acusan sin pruebas, pero se puede estar seguro de que vigilará con el rabillo del ojo. De todas maneras, hasta los Perros más gruñones, ladradores y rabiosos saben muy bien como funciona el sistema legal y no perseguirán sin tener un respaldo. Pero cuando ha venido siguiendo una pista y por fin la encuentra, es muy difícil sacudírselo de encima.

En general, el Perro solo se pone violento cuando lo molestan o lo atacan en su propio territorio. Cuando él quiere, o cuando es necesario, se esforzará en el trabajo; si no, tiene una particular manera de haraganear o de practicar el ocio, eso sí, con toda comodidad. Y sin embargo, en tanto que con sus amigos se muestra tolerante y benévolo, puede mostrarse criticón y emocionalmente frío con la gente que le disgusta. Práctico, intrépido y dueño de una lengua agudísima, el Perro es sumamente realista y libre en el hablar. Será un buen juez que, en último análisis, no tendrá piedad de nadie, ni siquiera de sí mismo.

A los nacidos en el año del Perro los amarán por su ardiente carisma y su aguda penetración de la naturaleza humana. Con su inteligencia, su astucia y la nobleza de su carácter, el Perro es buen líder, aunque a veces lo sea de mala gana. La gente confía en él y lo estima muchísimo gracias a su discreción y a su sentido del deber. El liderazgo del Perro es altruista, aunque ignora las emociones. Pero, también es propenso a accesos de comportamiento disparejo y pendenciero. Probablemente eso se deba a que en lo más íntimo de sí es un introvertido, y en realidad le enferman todas las fricciones que se presentan en el escenario social.

Es un nativo que no andará demasiado pendiente del dinero, pero si llega a necesitarlo realmente, nadie estará mejor equipado que él para conseguirlo. En muchos casos, el Perro será hijo de próspera familia o, si no, elevará su estado en la vida por su propio esfuerzo, sin jamás avergonzarse de su familia ni ocultar su origen humilde.

Aún cuando muestre una apariencia libre, alegre y satisfecha, el Perro es pesimista por naturaleza. Tiende a preocuparse innecesariamente y espera ver problemas al acecho en todas las esquinas (hay veces que sus predicciones se cumplen). De paso, será prudente tomar nota de que tanto los orientales como los occidentales comparten la creencia de que todo el mundo necesita tener en casa un Perro capaz de distinguir amigos de enemigos.

Se puede confiar en que el Perro dará tanto las buenas noticias como las malas. Con su modalidad práctica, incluso es posible que tenga la habilidad de dar malas nuevas, sobre todo a personas propensas a dramatizar y exagerar las emociones. No es que le guste informar de desastres a la gente; lo que pasa es que va en contra de su naturaleza ocultar o demorar lo inevitable. Como persona es definida y siente la necesidad de dar respuestas claras. En cuanto a sí mismo, aunque sea joven y todavía no esté entrenado, el Perro será capaz de enfrentar los hechos de la vida.

Cuando tiene razón, puede ser obstinado e inflexible y, una vez que ha tomado una decisión, es difícil influir sobre él. Con su lógica impecable y su corrosivo ingenio, hará pedazos los argumentos de la oposición. Su mal genio y la pasión que pone en sus críticas pueden hacer mucho daño, pero el Perro solo recurre a ellos cuando no llega a ninguna parte con la diplomacia y las protestas formales. El Perro puede ser belicoso y pendenciero, pero sus peleas son abiertas y rara vez se rebaja a utilizar medios solapados para ganar.

Se destaca como militar, abogado, maestro, juez, médico, director de industria o misionero. Es una persona capaz de llevar a la práctica actividades revolucionarias con los puntos de vista de un pacifista.

La mujer de este Signo será una persona consciente y capaz; alguien que en todas las ocasiones se viste con sencillez y prefiere ropa útil y práctica. Optará por un tipo de peinado suelto y flotante que sea un marco llamativo para la expresividad de su rostro. Cuando se enoja puede mostrarse seca, impertinente e impaciente; pero, en general, es calmada y atenta a las necesidades de los otros. Bien dispuesta, desprejuiciada y buena jugadora. Le gustará el baile, la natación, el tenis y, en general, las actividades al aire libre. Auténtica amiga de su propio marido y de sus hijos, les permitirá la libertad necesaria para expresarse y elegir su propio futuro, sin mostrarse posesiva ni interferir en sus decisiones.

Las chicas Perro tienen una belleza cálida y duradera. Por otra parte, aunque muestre una disposición bastante amistosa y sea de fácil sonrisa, la nativa del Perro tiende a ser lenta para establecer amistades. Invitará a comer en su casa, y devolverle la invitación es obligante. Te hablará de gustos y disgustos. Cuando su equilibrio esté satisfecho es posible que cuentes con su aprobación. En lo sucesivo, tu nombre estará en su agenda en una sección especial, pues en otra figurarán sus enemigos y gente con la que no simpatiza; y cuando recurras a ella, vendrá en tu ayuda, donde quiera que esté.

Una persona de este Signo nunca se encuentra sin recursos y, aún, cuando no tenga poder directo, ejercerá influencia mediante la sensatez de su consejo y su notable penetración sobre personas importantes o en situación de tomar decisiones. Como el Perro es campeón de la moderación en todo, la gente le presta oídos. Sin embargo, este nativo es el primero en ver los peligros de estar en la cima del juego del poder, y a menudo lo critican por su falta de ambición, de fama y de autoridad. El Perro se reserva sus aspiraciones y está modestamente dispuesto a servir a los demás, si tal es su deber; o, bien, a que lo dejen en paz para hacer lo que más le agrade. Además, no se destaca por su paciencia, y tiende a ser brusco cuando lo irritan. No será capaz de enamorarse locamente, como el Caballo o el Tigre, sino que desarrollará un profundo y afectuoso apego hacia aquellas personas que ama.

Aunque nunca será fácil para el Perro confiar profundamente en la gente, como el Jabalí, hace todo lo que puede para obtener lo mejor de sus semejantes. Una vez que te hayas ganado su lealtad, depositará en ti toda su fe y te prestará el más total de los apoyos. Intenta criticar a alguien a quien el Perro tenga dentro de sus personas de afecto y aprenderás lo que es una verdadera refutación enérgica.

La mayoría de las personas nacidas bajo este Signo son fuertes, en el sentido de que pueden aguantar mucha presión sin desmoronarse. La mentalidad estable del Perro hace de él un buen consejero, sacerdote o psicólogo. En épocas de crisis es capaz de sufrir grandes dificultades y privaciones sin quejarse. Desea sinceramente que el mundo sea un lugar más agradable para vivir, y no teme salir a hacer algo para conseguirlo. Muchos santos y mártires nacieron bajo el Signo idealista del Perro.

RELACIONES HUMANAS

La mayor compatibilidad del Perro se establece con el Caballo, el Conejo y el Tigre. Tampoco tendrá conflicto con la Rata, la Serpiente, el Mono, el Jabalí o con otro Perro.

Le será difícil comprender el proceder usual del Gallo. Y nunca podrá dar crédito completo al Dragón. Como tampoco le resultará placentero tolerar las quejas constantes de la Oveja. También el Dragón se enojará cuando el Perro eche un cubo de agua fría sobre sus grandes proyectos. Y, por su parte, la Oveja acusará al Perro de insensible.

PERRO CON PERRO: Sin conflictos. Vínculos de amistad y cooperación. Trabajarán bien para lograr objetivos comunes.

PERRO CON JABALÍ: No hay grandes choques de personalidad ni luchas por el dominio. Una relación moderada, agradable y aceptable hasta cierto punto.

PERRO CON RATA: Se respetan y se admiran. No hay diferencias ni choques de personalidad graves. Pueden hacer un buen trabajo de equipo en pos de metas comunes.

PERRO CON BÚFALO: No hay muchos intereses similares y sí brechas comunicativas y sentimientos adversos. No se relacionarán bien.

PERRO CON TIGRE: Excelente pareja, sin dificultades comunicativas. Este par de personas lograrán éxito y prosperidad en relaciones de negocios e, inclusive, aplicará esta afinidad para relaciones de pareja (amor).

PERRO CON CONEJO: Relación muy compatible y gratificante. Profunda confianza y afinidad recíproca. Juntos encontrarán prosperidad y, también, felicidad.

PERRO CON DRAGÓN: Graves choques y conflictos. No pueden entenderse ni confiar el uno en el otro. Sumamente incompatibles, no pueden compartir puntos de vista.

PERRO CON SERPIENTE: Respeto mutuo y algunos intereses compartidos. Sin grandes conflictos, cooperarán en buena medida. Vínculos bastante amistosos.

PERRO CON CABALLO: Combinación muy compatible, relaciones felices y afortunadas, en sociedades y en el amor. Profunda afinidad y vínculos recíprocos permanentes.

PERRO CON OVEJA: En el mejor de los casos se tolerarán. Tienen muy poco en común, ninguno necesita la compañía del otro y, como equipo, son incompatibles.

PERRO CON MONO: Hay un respeto mutuo subyacente y no habrá choques. Relación buena y viable en sociedades y en el amor. Buena cooperación.

PERRO CON GALLO: Nada sólido ni duradero resultará de esta combinación. Hay dificultades de comunicación y, a veces, resentimiento. A lo sumo, vínculos entre moderados y fríos.

DESCRIPCIÓN POPULAR DEL PERRO

El temperamento Chino, aunque aparentemente fantástico e imaginativo, en el fondo tiene un sentido práctico envidiable. Es por eso que acostumbra a expresar sus opiniones disfrazándolas con historietas para que, quienes la escuchan, piensen y terminen por encontrar su significado oculto. La siguiente versión nos pinta de cuerpo entero la personalidad del nativo bajo el Signo de Perro.

Dos hombres iban durante la noche por un camino que atravesaba el bosque oscuro en una apartada montaña. Uno de ellos era ciego, y su compañero le guiaba. De pronto, de entre la sombría espesura surgió un demonio que se les atravesó y detuvo en la mitad del camino. El ciego no experimentó el más mínimo terror, mientras su compañero se sintió aterrorizado. Entonces, el invidente condujo a su amigo.

Esta historia nos enseña que el Perro pesimista y angustiado, hará bien en cerrar los ojos ante determinadas circunstancias a las que presta demasiada importancia su imaginación.

Share