Archivos de la categoría 35 – EL JABALÍ Y EL ZODIACO

ENCUENTRO DEL JABALÍ CON EL ZODIACO OCCIDENTAL

Horoscopo Chino JabaliEvidentemente, tanto el Zodiaco Occidental como el Horóscopo Chino, son fuentes de información psicológica sobre los nativos de los respectivos Signos. Haciendo una analogía entre ambos, se ha encontrado que tienen, en común, características definidas en ciertos aspectos y, uno y otro, además, tienen otras que mencionan cada cual por su parte. Tomándolas en conjunto, nos ha dado una imagen más definida sobre el comportamiento de las personas en general, dándonos fundamentos para estructurar unos patrones de comportamiento específicos y más completos, en el sentido de tener en cuenta que al Signo de Jabalí corresponde el Signo Zodiacal Escorpión. Así las cosas, a continuación damos detalles caracterológicos que se compenetran con el Signo Chino.

POR INFLUENCIA DE ESCORPIÓN, EL JABALÍ ESCORPIÓN.

Es extremista en todos los aspectos. De todos los tipos es el más dominante, duro, voluntarioso y amigo de imponer su voluntad. Posee una fuerte personalidad y, al saberlo, se preocupa por mantenerla en el tono más elevado. Puede ser apasionado y rebelde al oponerse a cualquier cosa que no convenga a sus propósitos. Presentará sus reclamaciones ante los demás cien veces, si es necesario, hasta que consiga lo que se propone.

En su naturaleza se encuentran las cualidades que poseen los buenos soldados. Para él la vida es una batalla y aquellos que se opongan deben ser derrotados. Para hacer esto se muestra agudo y habilidoso y a menudo obtiene muy buenos resultados. Tiene fuerza, energía, y una insensibilidad casi inhumana hacia los sentimientos y reacciones de otros. Según cual sea su criterio, todo cuanto puede ofrecer para consolar a los demás es, o no, un amargo sarcasmo y desprecio o, quizás, un desconcertante silencio. Es muy difícil que usted ofrezca unas cuantas palabras amables de consuelo; casi siempre, en tales momentos, se encierra en su yo interior.

El jeroglífico para todas aquellas personas que tratan de comprender la naturaleza de su temperamento, es el contraste de sus cualidades de violencia, junto con una mente maravillosamente construida. Posee un profundo intelecto y algunas veces sus pensamientos son excesivamente complicados para poder ser explicados o expresados. Parte de su existencia parece discurrir en un mundo que él mismo se ha fabricado. Por naturaleza es un filósofo y por ello le atraen los secretos de la vida y de la muerte, así como todo lo que es desconocido. Es inteligente y, como norma, conserva la calma y la sangre fría en situaciones de emergencia. Forzosamente tiene que disponer de una válvula de escape para sus energías, ya que no se contenta nunca con hacer las cosas a medias.

Puede mostrarse contradictorio y oponerse incluso a lo que cree correcto, si ello conviene a su capricho o tendencias del momento. Le place que todo siga un curso a su gusto, y por encima de todo ama a sus propios principios. Entiende la vida, sus problemas, y es capaz de sentir profunda simpatía y verdadera comprensión. Con todos sus conocimientos natos o adquiridos raramente sigue el camino más fácil para conseguir algo porque le gusta complicar. Casi siempre termina discutiendo de alguna forma, ya que posee un temperamento muy vivo cuando se enoja, por lo cual provoca disgustos y resistencias. A pesar de todo, su enojo y lenguaje fuerte nunca duran mucho.

Su forma de hablar es llana, sincera y, a veces, hasta sarcástica. Es muy directo en la mayoría de las cosas, aunque puede mostrarse prudente en otras. Es evidente su amor hacia el poder y luchará duro y sin temor para alcanzarlo. Tiene por costumbre colocar las cartas hacia arriba sobre la mesa, pero siempre guarda en la manga la más importante de todas.

CARACTERÍSTICAS POSITIVAS O YANG (de todos los Jabalíes)

Es persona decidida tanto en palabras como en acción, y persevera con todo aquello que se ha propuesto alcanzar. Cualquier cosa que gane en la vida la habrá alcanzado mediante un duro trabajo. Es probable que vaya directo a su objetivo, sin andarse por las ramas. Persona combativa, se niega a que la desgracia o el infortunio le puedan.

Aunque superficialmente parezca duro, en su interior posee una gran ternura. Tiene sentimientos profundos y verdaderos, y sus cualidades pueden convertirse en inquebrantable devoción a ciertos principios, con profunda simpatía, y verdadera comprensión. Es de las personas que siguen manteniendo fuerza de convicción y fe ante toda oposición.

A menudo siente la necesidad de dejarse abandonar un poco, de ceder un tanto en su sobriedad en ciertos terrenos, y tiene poderosos sentimientos que constantemente  lo están tentando. Sus modales y forma de expresarse son por lo general comedidos y serios, posee tendencia natural hacia lo que es oculto y secreto y le agrada estudiar los misterios y llegar al fondo de todo. Generalmente es muy observador y obra con precauciones a pesar de su valentía.

CARACTERÍSTICAS NEGATIVAS O YIN (de todos los Jabalíes)

Puede ser vicioso, y el tipo más débil es capaz de realizar actos de crueldad. Sus profundos sentimientos negativos a veces lo dominan y hacen que se entregue muy a menudo a la amargura y a un odio reconcentrado quizás durante toda la vida. También es vengativo, y casi siempre se desquita venenosamente.

Algunos son extremadamente sensibles ante imaginados errores e injusticias. A menudo se creen víctima de la sociedad, y que no se reconoce suficientemente su valor. Entonces, dan rienda suelta a sus sentimientos fanfarroneando constantemente. Secretamente disfrutan con ser sutiles y listos y, a menudo, deslumbran con fantásticas exhibiciones de conocimientos. Con frecuencia se preocupan por algo que nunca sucede. Si logran algún bien, éste siempre estará teñido por su temperamento pesimista aun cuando su sentido común y la experiencia le haya enseñado que los hechos son diferentes.

A veces estas cualidades negativas aparecen en la infancia pero llegan a desaparecer pronto con la educación. Pero, a pesar de sus defectos, en todos hay madera de buenos ciudadanos y de amigos que vale la pena mantener.

PSICOLOGÍA POR INFLUENCIA DE LOS DOS SIGNOS

JABALÍ – ARIES

La pasión y el alegre optimismo son las palabras que definen ésta enérgica combinación a la cual perteneces, y en la que la naturaleza bonachona del Jabalí puede vencer al famoso temperamento de Aries y su implacable rectitud. Tienes una personalidad de gran atractivo sexual y con muchísima energía. Los dos Signos son robustos, bulliciosos y dados a la libre y generosa manifestación de afecto. Eres sufrido y magnánimo, y representas una verdadera y enérgica fuerza.

Estos dos Signos tienen en común un odio y la hipocresía, tan desarrollados como su incapacidad de mentir. Por esto, eres de una sinceridad conmovedora. Leal, espontáneo e impulsivo, y tomas en serio todo cuanto te dicen, como si fuera oro de ley; el resultado es que te sientes puesto en evidencia y te molesta sobremanera tener que retroceder. Tu destino parece ser el de saltar de entusiasmo en entusiasmo y de una fe ciega a unas creencias ingenuas, por encima de los peligrosos laberintos de la lucidez. Tu problema radica en que eres un ingenuo que no tiene verdadera conciencia de serlo, porque el Signo Aries te hace creer, con frecuencia, más astuto de lo que eres y no admites la idea de que te «pillen». Por su parte, el Jabalí es consciente de ello. Pero Aries te quita, alegremente, esta objetividad. Corres el riesgo de cometer muchos errores, debido a que, hasta el último momento, crees ser quien tira de la cuerda, cuando en realidad el que eres manejado eres tú. Cuando estés completamente cubierto por las cicatrices de la experiencia, acabarás quizás, por comprender que tu extraordinaria buena fe no tiene cabida en este mundo. Solo hasta entonces podrás desarrollar tus cualidades más profundas y utilizarlas. Porque tú, por estar marcado por estos dos Signos, posees energía y autoridad, tienes en cuenta los diferentes factores de las cosas, y eres a la vez impulsivo y escrupuloso. Debes controlarte cuando te encuentres desalentado o decepcionado, porque muy a tu pesar, puedes arremeter ciega y violentamente contar todos y contra todo.

JABALÍ – TAURO

De construcción sólida y confiable, tu puedes ser tan inexpugnable como una fortaleza, si te lo propones. Por lo demás, eres una persona afable y de apetitos intensos y vigorosos. Por haber nacido bajo esta combinación, encontrarás gran placer en todo lo que hagas, porque estos Signos son ardientes y saludables. Paciente y minucioso, serás excelente amigo y confidente. También el Toro te hace más cooperador y el Jabalí laborioso y perseverante.

Como anfitrión eres ideal. Acogedor y caluroso; no tienes igual para organizar reuniones en las que reina el humor y la alegría. En lo más profundo de tu ser se oculta, probablemente, una vaga fascinación par las orgías romanas y griegas consideradas por todos sus excesos en la comida, la bebida y el sexo. Tu meta es gozar la vida, pero no eres ni posesivo, ni ávido, ni avaro. Tu principal problema es que no te adaptas fácilmente a los cambios y rehúsas comprometerte a cabalidad. Eres más terco que una mula y desesperadamente te agarras a tus convicciones y a tus ideales. Por tu glotonería tiendes a la obesidad, y no será raro verte, gordinflón y enardecido blandiendo el estandarte de la justicia. Porque la equidad y el justo trato, con algo de pedantería en ocasiones, son dos cualidades que te adornan. Y, en el fondo, lo que ocurre es que hay cierta contradicción entre tus reacciones emocionales y tus fantasías, y esto en ti parece ser absolutamente normal. Por  ti mismo descubrirás en el curso de tu vida el momento en que tengas que hacer regímenes dietéticos para equilibrar las irregularidades que te puede causar el metabolismo.

JABALÍ – GÉMINIS

En esta combinación, el torbellino de actividades de los Gemelos dejará a veces mareado y fatigado al pobre Jabalí; quien, a su vez, aporta a tu personalidad las cualidades de la sincera y de la buena voluntad. También, por influencia de estos Signos, es posible que tengas iniciativa, y puedas contar con sanos estímulos y rapidez en tu lógica. El Jabalí-Géminis es especial para resolver problemas, y por esto serás muy aceptado en tu ambiente y muy popular entre tus conocidos. Aunque ves con claridad científica la totalidad de las circunstancias buenas o malas, jamás excluyes los aspectos humanos que hayan podido interferir en la situación. Vives tu vida lo mejor que puedes y te sientes mejor allí donde hay frecuentes cambios de escenarios.

La vivacidad, el sentido de la oportunidad y la astucia de Géminis, constituyen un buen aporte para el crédulo Jabalí. Por otra parte, tu innata gentileza de Jabalí hace que Géminis sea un poco menos cáustico (mordaz, agresivo). Es una buena mezcla. Y es el resultado a esperar, ya que eres flexible, adaptable, sociable y persona dispuesta a ver siempre el lado bueno de las cosas, aunque sin dejarte engañar por las apariencias.

En ti, las curiosidad de espíritu y la inteligencia están muy desarrolladas; te interesas por infinidad de cosas y quieres aprender y cultivarte. Sin embargo, tienes dificultad para concentrarte, y deberás hacer muchos esfuerzos para vencer este defecto y poder llegar realmente hasta el fondo de las cosas y de las personas. Puede que actúes en contra de tus ideales, y te muestres menos honesto que tus congéneres, pero te arrepientes de tus acciones y lamentarás con todas tus fuerzas, el haber abandonado, en un segundo, el camino recto. Eres poco previsor, porque tienes tendencia a creer que, finalmente, todo se arreglará gracias a un azar providencial y, para fortuna, siempre encuentras un lugar para refugiarte.

JABALÍ – CÁNCER

Los dos Signos que hacen esta combinación son emotivos y con tendencia a la complacencia del lujo y del placer físico. El Jabalí es sumamente sexual y se inclina a satisfacer sus caprichos, lo cual lleva fácilmente a la disipación. El Cangrejo te da gustos más estéticos, pero solo eres constructivo cuando puedes dejar de aferrarte a algo que ya no es esencial para ti. Ambos Signos son de naturaleza sensible y sumamente impresionable. Pero en tanto que Cáncer opta por la calidad, el Jabalí prefiere la cantidad y el progreso rápido. Si las cualidades positivas de ambos Signos coinciden en su naturaleza, encontrarás, sin duda, amor, riquezas y felicidad. Tú eres un padre nato. Algo abusivo y sofocante, dispuesto a llenarles la cabeza a tus hijos con un montón de preceptos tradicionalistas. Eres un ser emotivo, sensible y vulnerable, que con frecuencia te pasa la vida en un perpetuo combate defensivo. Te defiendes del pecado, de los seres amados, del sufrimiento. En una palabra, te defiende de todo y de todos; lo cual te hace perder tiempo precioso. Con una aptitud escéptica y algo arisca haces una máscara con la que intentas protegerte, porque piensas que si asustas a los demás, nadie te atacará y puedes vivir tranquilo y contento. Te cuesta mucho resistir a las tentaciones, pero terminas aprendiendo.

También tienes conciencia de que una vez sumido en una pasión, llegarás hasta el final, aunque el resultado pueda ser malo o bueno para ti. De aquí que intentes, por todos los medios, evitar las ocasiones de dar malos pasos.

JABALÍ – LEO

Te gusta mezclarte sin distinción con la gente, con un tonificante humor y cierta tendencia a aprovecharte de los demás. Dotado de excelente vitalidad, pondrás entusiasmo en todo lo que hagas y te deleitarás en el trabajo, aunque lo entreverará, con no menos deleite, con juegos igualmente complicados. Como habitualmente tus emociones se expresan en tonos ardientes, eres persona de tendencias dramáticas y podrías encontrar en la escena un ambiente muy propicio para ti. Tienes una personalidad sumamente generosa, jamás hipócrita, y te mantienes animado por una especie de confianza infantil que siempre encuentra lo mejor que tienen las personas con quienes tratas. Y tampoco se puede negar que en cierto sentido eres un latente oportunista.

Eres un ser puro, caballeresco y generoso. No eres de los que se hartan de manjares raros y exóticos, mientras observan que hay gentes que están en la más negra de las miserias, ni tampoco te exhibes con lujos y ostentación en situaciones ni en sitios en los que haya habido calamidades. Es decir, muy lejos de ti está el ser jactancioso y menos en el caso de que llegues a tener riqueza o poder.

Tienes una idea tan elevada de tus deberes, que siempre estás dispuesto a servir de buen ejemplo y a sacrificarse. Quizás seas algo ingenuo, pero tu ingenuidad es alabable, porque está matizada con amor, puesto que quisieras que el mundo fuera hermoso para todos.

Tu principal defecto puede ser un amor excesivo al lujo y al esplendor; pero para gozarlo en privado, en la intimidad, y no para deslumbrar a los demás. No puedes resistir a la adulación y cuando te tratan con merecida, o no, deferencia, ofreciéndote títulos rimbombantes, quedas a la disposición para hacer favores a quienes te elogian. Pero jamás te servirás de tu poder a expensas de otro, o para humillar. Si lo llegaras a hacer por alguna distracción, o sin querer, no podrías dormir hasta el fin de tus días.

Si alguien necesita de seguridad, comodidades y fidelidad, si también hay personas que hayan sufrido decepciones, no lo duden, busquen pareja ─los dos sexos─ en la persona de un Jabalí-Leo. No se sentirán jamás defraudados.

JABALÍ – VIRGO

Generoso y sensual, el Jabalí rescata a Virgo del exceso de trabajo pesado y monótono. Es decir, que los dos Signos influyen para que seas magnánimo, comprensivo y afectuoso con los que sufren o están oprimidos por la miseria. También, las profundas cualidades intelectuales de la Virgen, en tu caso, y por lo que tienes de Jabalí, pueden ayudarte a tomar decisiones seguras. Pese a tu apariencia modesta y bondadosa, te comprometes con menos facilidad. Y bajo los efectos de esta combinación se produce una persona digna de confianza, capaz de identificarse con la gente sin dejar de mantenerse fiel a sus convicciones.

Pasas de un extremo a otro en todas las circunstancias con toda intensidad, sin llegar por los estados o matices intermedios. En una palabra, o eres virtualmente positivo, o sigues hasta el final tus tendencias negativas.

En circunstancias normales, eres un modelo de honestidad. Tienes todas las cualidades con las que sueña una viuda con hijas en edad de casarse, o hijos que buscan pareja.

Porque no eres caprichoso, estás lleno de sentimientos o de dolor para no ofender al alguien. Eres minucioso, te gusta la perfección, y no dejas ningún detalle al azar. Separas el grano de la paja y estás siempre pendiente de no cometer actos de mal gusto. A veces pecas por ver mal en todas partes, pues tu noción del bien es muy exigente. Sin embargo, basta una pequeña tentación para que te lances hacia el exceso opuesto y te revuelques excesivamente en la abyección (bajeza), arrojando por la borda, con turbio deleite, los piadosos principios sobre los que te apoyabas.

JABALÍ – LIBRA

Dos Signos afines que se unen en tu caso para formar una combinación sumamente magnánima (con grandeza y elevación de ánimo) y generosa. A la sensibilidad y al talento artístico de Libra se suman la energía y el carácter noble del Jabalí. No solo eres amable y tolerante, sino de una sensualidad muy despierta. Tu exterior, fiel y paciente, puede ocultar ambiciones y aspiraciones secretas y difíciles de descubrir. Exquisito y suave por estar bajo la influencia de esta combinación; eres, además, afectuoso, sentimental y constante en el amor.

Permaneces lleno de dudas y de tergiversaciones. Piensas esto o aquello, vacilas sobre si sería mejor consultar con alguien; puedo equivocarme…, estos son los dilemas que más te caracterizan. Por otra parte eres un modelo de moderación y tolerancia, pero dispuesto a aceptar toda clase de imposiciones con tal de tener paz, evitar las peleas y los conflictos y preservar la armonía. Las personas enérgicas y decididas pueden volverse medio locas a tu lado, porque te pasas la mayor parte de tu vida midiendo los pro y los contra, buscando la solución ideal que complazca a todo el mundo, la que no disguste ni perjudique a nadie; pero, al mismo tiempo, respete los principios del orden establecido… vaya cosa más aburrida.

Tienes madera para que obtengas el Premio Nobel de la Paz. La única manera para que reacciones vigorosamente, es enfrentándote con una manifiesta injusticia; aunque, incluso así, acabarás poniéndote en el lugar de todo el mundo. Serías capaz de encontrar justificación para el peor criminal de todos los tiempos y, sin dudarlo, absolverías de un solo plumazo a un descuartizador.

JABALÍ – ESCORPIÓN

Eres dadivoso y amplio con tus afectos, pero te empeñas mucho en que tú tienes que ser el primer gratificado por tus propios deseos. Y eso cuenta, así seas hombre o mujer. Sensual y consciente de tu poder, perseguirás desenfrenadamente tus ambiciones. Eres un Jabalí despierto que sabe hacer concesiones, pero no siempre con buenas intenciones.

A pesar de tu generosidad exterior, puedes ser muy enfático y celoso en la defensa de tus derechos. Aún así, no te faltan admiradores que hacen cola para tener el placer de tu compañía. Pero no olvides estar alerta, porque uno de los sentimientos más perversos que se encuentran en la mayoría de las gentes, es el de la venganza; y, tú, por tus condiciones, estás propenso a contar con miles de enemigos.

Estos dos Signos se complementan bien. Para un Escorpión es bueno nacer en el año del Jabalí, porque esto le relaja, le otorga un poco de indulgencia para sus semejantes y, sobre todo, le incita a buscar la paz y la armonía. De la misma manera será menos ingenuo, sabrá elegir mejor y será también más crítico. La alianza es, pues, positiva, porque aportará a lo que tienes de Jabalí lo que te falta; es decir, discernimiento (capacidad para distinguir), capacidad de supervivencia, porque no muy fácilmente se puede terminar contigo, siendo lo más probable que te adelantes y termines antes con los que te quieren mal, utilizando escepticismo y perspicacia.

Serás un Jabalí dotado de gran olfato para detectar a los que te persiguen.

Hay algo más en esta alianza de Signos: la principal es que te hará muy sensual pero sin capacidad para distinguir diferencias, lo cual puede llevarte a extremos como el de que te revuelques en el lodo con cualquier compañía del sexo opuesto.

En el fondo, puedes sentirte, a menudo, dividido entre el deseo de conseguir la paz y tu tendencia a la destrucción.

JABALÍ – SAGITARIO

Por encima de todo eres un buen ciudadano. Esta combinación produce una persona de considerable humor y robustos apetitos. En tu caso los dos Signos son nobles, pero ingenuos, por más que el Arquero puede animarte más a expresar tus deseos. Dada tu naturaleza confiada y no calculadora, sobre ti se acumula la prodigalidad y la suerte del Jabalí. Se puede estar seguro de que tú eres de las personas que comparten su última moneda con un amigo. Ninguno de los dos Signos sucumbe fácilmente a la desesperación, de manera que, en ti, coinciden un carácter un poco duro con otro un poco insensible. Sin embargo, cuando alcances el éxito no serás mezquino con tu dinero; más bien tienes tendencia a prodigarlo para que, de alguna manera, todos se beneficien de tu buena suerte.

Estás lleno, a rebosar, de buenas intenciones, de principios honorables, de ideas tradicionales y, en tu memoria, conservas muchos proverbios y axiomas populares. No existe ningún problema para el que tú, con un poco de ingenio y buena voluntad, no puedas solucionar. Tienes el don de convencer, tanto por la intensidad de tu buena fe, como de tu entusiasmo. Terco, optimista, te amenazan problemas sentimentales porque, con todas tus fuerzas, te niegas a ver los defectos en los demás. Solo con pensarlo, ya te parece que estás cometiendo una traición.

Cuando te sientes decepcionado, con facilidad te superas y empiezas de nuevo. Tu fe en la humanidad, en lo que ésta tiene de bueno, es admirable, conmovedora, y quisieras inventarte un paraíso en el que todos fuéramos felices.

JABALÍ – CAPRICORNIO

Esta combinación de Signos te hace recio y cauteloso, con grandes ambiciones. Ninguno de los dos Signos que te caracterizan y te influyen, te hace temeroso a los obstáculos. Eres conservador y tienes un gran respeto por los deseos ajenos. Puntilloso y trabajador, tienes la buena fe del Jabalí y la actitud típica de la Cabra: «Mejor ponerse a salvo que lamentarlo». Eres un trabajador concienzudo que no esperas recompensas por fuera de lo normal. Respaldas la tradición y no rehuyes las responsabilidades cuando se trata de imponer normas.

La influencia de Capricornio acentúa tu tendencia al autoritarismo, que de por sí también tiene el Jabalí. Tus creencias religiosas, tu honestidad y tu necesidad de defender tus principios son tan importantes para ti, que te sacrificas por ellos. Eres un individuo incansable en el trabajo, algo rígido, pero muy perseverante y terriblemente ajustado a tus ideas. Es muy difícil hacerte cambiar de parecer a menos que los argumentos que se te expongan sean totalmente irrefutables. Pero, aún en este caso, esto tomará su tiempo.

Tienes todas las oportunidades para convertirte en un ser cultivado, porque tu insaciable curiosidad intelectual se suma a la capacidad de profundizar específica de Capricornio. Eres fiel a tus compromisos y muy exigente, pero a veces te extremas y pierdes un poco el sentido del humor. Pero en cambio tienes valor y sentido práctico.

Puedes ser un jefe inflexible, o un padre tímido, porque no tienes rival para mantener la disciplina. Te gusta contar chistes, pero eres tan malo para hacerlo que, solamente, tú te ríes de ellos.

JABALÍ – ACUARIO

Eres afectuoso por naturaleza y tienes considerable fuerza de carácter. Por influencia de Acuario puedes ser sincero, temerario, desafiante y, aparte de esto, estás dotado de una gran imaginación.

Tus condiciones didácticas se enmarcan tras ese exterior tumultoso.  Como eres de los que marcan tendencias, no te conformas nunca con representar un papel establecido, sino que matizas con innovaciones que, en muchos de los casos, carecen de lógica y razonamiento. Tu genio es variable, jocoso y divertido algunas veces y, en otras, eres osco y brusco. Pero feliz, próspero y popular pese a tus fallas. La amplitud de miras del Aguador, y el espíritu de cooperación y fraternidad del jabalí, se unen en ti.

Si consigues dominar y reprimir tus contradicciones internas, tienes todas las posibilidades de convertirte en un individuo extraordinariamente equilibrado. Por una parte, Acuario es un idealista y, por la otra, el Jabalí se siente muy atraído por todo lo constante y sonante. Si se mezclan estas dos tendencias en ti, es posible que puedas evitar los excesos. Además, Acuario puede hacer que moderes las tentaciones sexuales propias del Jabalí, haciendo que no vayas demasiado lejos. Corres el riesgo de sentirte más preocupado, que la mayoría de tus congéneres, de sentirte inquieto y ansioso por la pureza; lo cual explica esos estados que te dividen entre ángel y bestia, y que pelean ruidosamente en tu cabeza.

Si en tu vida afectiva tienes el problema de ─por curiosidad─ hacer nuevas conquistas, además de las voluptuosidades cotidianas que ya tienes en tus manos y que te resultan conocidas, y deseas desprenderte de esa especie de adicción, será posible lograrlo intentándolo con ahínco y dedicándote activamente a los negocios.

JABALÍ – PISCIS

El Pez tiene un especial instinto de supervivencia y una calmada confianza en su capacidad para la comprensión de la mentalidad humana, cualidad de la que se te ha dotado. El Jabalí tiene vastas reservas de energía y una actitud mental positiva que hace que todo sea posible, y de eso también tú participas. Por lo tanto, la combinación de estos dos Signos puede producir resultados eficaces y armoniosos, si los dos son positivos o, por lo menos, equilibrados. Tanto el Jabalí como el Pez dan la impresión de que siempre encuentran apoyo cuando lo necesitan, y la persona en quien se unen saldrá siempre de dificultades con un éxito increíble.

Totalmente consagrado a tus seres queridos a quienes cubre de afecto.

Tendrás muchos amigos, no solo dignos, sino también indignos que se aprovechan de tu bondad. Los enfrentamientos no estarán en ti porque cultivas tus relaciones personales y, en casos en que las situaciones se compliquen, siempre prefieres un arreglo a un pleito.

Eres un ser pacífico y acomodaticio (que a todo se aviene fácilmente), y muy raras veces te embalas. Si alguna vez, cosa que es extraña, te encuentras en el centro de una disputa, te descontrolas porque conscientemente no la buscas. Y en este caso, ante el menor peligro, ante la menor tensión, solamente exhibes una sonrisa bobalicona.

Eres un personaje hábil, educado y servicial, que sabes ganarte amigos y conservarlos. Sin embargo, por aturdimiento o por ingenuidad, puedes cometer faltas de tacto que desconciertan y eres el primero en lamentarlo.

La influencia materialista del Jabalí y su afición a la opulencia resultan buenos factores para los nacidos en Piscis, porque los hace más oportunistas y hábiles en los negocios.

Persona muy agradable y comprensiva, te adaptas muy bien a la existencia.

Share