LA OVEJA

Horoscopo Chino Oveja
Soy una hija especial de la naturaleza.
Confío y mi recompensa es la confianza.
Sobre mi semblante sonríe la fortuna.
Las cosas todas florecen
en la delicadeza de mi amor.
En todo lo que veo me esfuerzo por encontrar belleza.
Grata soy de rostro
y estoy llena de gracia.
Soy la Oveja.

CORRESPONDE AL SIGNO OCCIDENTAL DE CÁNCER.

NOMBRE CHINO DE LA OVEJA: YANG

ELEMENTO QUE LE RIGE: FUEGO (ver Los 5 Elementos y su Influencia).

TENDENCIA YIN YANG: Negativa.

COLORES CONVENIENTES: Azul cielo.

PLANTAS: El Anis Verde y el Ajenjo.

FLOR: Madreselva.

PROFESIONES DE CONVENIENCIA: Actores, actrices, artistas, cortesanas, donjuanes. Para ampliar lo de las profesiones, leer en la parte de ‘Los 5 Elementos y su Influencia’, lo relacionado con Fuego.

EL AÑO DE LA OVEJA

Este es un año calmado que sigue al del turbulento Caballo. Un año para relajarse y hacer las paces, tanto consigo mismo como con otros. Las cosas progresan lentamente y nos encontraremos más sentimentales y emotivos. La influencia de la Oveja nos acercará más al hogar y a la familia. Nos preocuparemos más por los que nos rodean y seremos más generosos con nuestro tiempo y nuestro dinero.

Patrona de las artes, la Oveja hará aflorar todo lo que haya de creativo en nuestra naturaleza. En las empresas artísticas y estéticas nos mostraremos fecundos e imaginativos. Pero las vibraciones pesimistas de este Signo nos pondrá también hipersensibles e irritables frente a pequeños problemas. Es posible que nos desalentemos fácilmente en lo que emprendamos, o que exageremos las críticas cuando las cosas no nos gustan.

En el escenario mundial las cosas estarán tranquilas. Es el momento de hacer tiempo para atender a nuestros caprichos y fantasías, para hacer amigos y viajar, para invertir en obras de arte y antigüedades. Pero también, de ser prudentes al salir de compras, porque los gastos excesivos podrían tener repercusiones.

Es de esperar que el amor por la armonía que caracteriza a la Oveja y su agudo sentido de la coexistencia con sus enemigos, eviten en este año muchos trastornos. A los moderados y a las «palomas» se les escuchará y se les prestará atención. Las guerras, conflictos internacionales y animosidades recíprocas suelen terminar en el año de la Oveja.

La actitud serena y pacífica de la Oveja hará que las cosas parezcan un poco lentas, desde la óptica de los nacidos bajo Signos más activos; pero, después de todo, éste no es el año de frenéticas actividades, sino de introspección.

PSICOLOGÍA DEL ADULTO OVEJA – HOMBRE O MUJER

Es el Signos más femenino del Horóscopo Chino. A una persona nacida en el año de la Oveja se le considera como el buen samaritano del ciclo. Puede ser de modales retraídos e incluso tímida. Sus mejores aspectos se expresan en sus tendencias artísticas y su capacidad de tener originalidades creativas. Las peores Ovejas se dejan vencer por las emociones, son pesimistas y retraídas.

La Oveja es conocida por su personalidad afable y compasiva. Perdona con facilidad y puede ser comprensiva con las faltas ajenas. Le disgustan los horarios estrictos y no soporta el exceso de disciplina y crítica. Es persona aficionada a los niños y a los animales. El nativo de este Signo es afín a la naturaleza y de tendencias hogareñas. La Oveja es capaz de amar y hasta de sofocar como una madre, a los objetos de su cariño. Es presa de cambiantes estados de ánimo y se le hace imposible trabajar bajo presión. También le resulta difícil ser objetiva.

Su aspecto tranquilo desmiente su determinación interior. Cuando se encuentra amenazada, la Oveja es capaz de reaccionar con pasión y firmeza, aunque detesta pelear. Si se enzarza en una discusión, tenderá más bien a poner mala cara que a decir expresa y directamente qué es lo que la ha molestado. Con su silencio y su gesto hosco conseguirá, probablemente, más que con palabras coléricas y, finalmente, se saldrá con la suya. De niño es frecuente que sus padres, o por lo menos uno de ellos, le consientan demasiado.

Los Chinos creen que la buena suerte sonríe a la Oveja gracias a su naturaleza pura y a su corazón bondadoso. El nativo de este Signo es generoso, tanto con su tiempo como con su dinero. Cuando no tengas a donde ir y estés sin nada en el bolsillo, ten la seguridad de que la Oveja no te rechazará. Ella tendrá siempre las tres cosas más importantes de la vida: comida, techo y ropa. Vaya a donde vaya encontrará siempre gente que podrá y querrá ayudarla. Una persona de este Signo pondrá empeño en casarse bien y se hará querer no solo de su pareja sino también de sus parientes políticos.

Tiene una suerte fantástica; es frecuente que la gente le deje dinero en su testamento, y hasta el más pobre de estos nativos podrá heredar algo de valor de sus padres o de sus familiares. Sus admiradores ofrecen a la Oveja regalos, y poderosos protectores la pondrán a su cuidado cuando ésta esté en peligro de desprotección. La persona Oveja fácilmente será adoptada por personas que quieren hacer de ella su protegida. Este Signo afortunado tendrá siempre quien le facilite las cosas. Cada vez que tropiece caerá sobre un cojín dispuesto por quienes están atentos a sus intereses.

La Oveja se puede mostrar seductora cuando se trata de obtener favores. Por esos, como el Conejo, alcanzará lo que desea sin fuerza ni violencia. Capaz de gran resistencia pasiva, y sabrá hacer sus ruegos. Jamás sabrás cual es su temple hasta que intentes romperla; después de todo no solo es lanuda y calientica. Sobreviviente por naturaleza, sabrá como aplacar o eludir a sus enemigos. Y si eso le falla, se irá llorando a casa a buscar ayuda o intentará conseguir a quien recurrir.

La modalidad de la Oveja de no ir siempre directo a las cosas, puede ser decididamente exasperante para los nativos de Signos lunares más directos. Hay que admitir que sus rodeos pueden resultar fatigosos, pero es que ella es así. Los nativos más definidos de este Signo pueden mostrarse, en ocasiones, tan teatrales como para reconocer que se merecen un Oscar. No esperes que uno de ellos venga directamente a decirte qué es lo que le molesta. Para él (o ella) no tiene ganancia ser tan descortés y preciso. Tú tienes que estar preparado para sacárselo poquito a poco. Mímale, prométele recompensas y que no te vas a enojar, haciéndole ver que le comprendes. Si con esto no consigues nada, intimídalo, golpea con el puño sobre la mesa, muéstrate duro, pero sin dejar por un instante de demostrale que lo (la) quieres y te preocupas por él (ella). Entonces desembuchará los secretos y agravios que viene alimentando de tiempo atrás, y así se empezará a despejar la atmósfera. Y esto tendrás que hacerlo, porque jamás encontrarás una persona tan dispuesta como para ofrecerte su propia vida si él (ella) considera que la necesitas. Así es la Oveja, llega hasta los más asombrosos sacrificios espontánea y desinteresadamente.

En ocasiones le vendrá bien a la Oveja asociarse con gente fuerte y autoritaria así sean jefes capaces de imponerle una disciplina como la de emplear los talentos que tiene. En una palabra, que tenga seguridad, aislarla de gente que le provoque reyertas, y los beneficios que se logran de ella colmarán lo más ambicioso de sus proyectos.

La Oveja en realidad, nunca se desprende del cordón umbilical. Siempre regresará a casa, contrita, arrepentida, llorosa y asustada, esperando ser perdonada. Jamás se olvida de los compromisos sociales (cumpleaños, aniversarios y ocasiones especiales) y hace una cuestión de honor el celebrarlos bien, especialmente cuando no le toca pagar las cuentas. Es igualmente sensible con sus propias fechas. Si en su cumpleaños te olvidaste de mandarle aunque fuera una sencilla tarjeta de felicitación, le partirás el corazón, y probablemente jamás cicatrice del todo.

Este nativo es, básicamente un cavilador. Tiende a ser pesimista y sus predicciones se orientan hacia lo peor. Claro que espera a que se le ayude a disipar sus oscuros presentimientos, y siempre contará con alguien que le levante el ánimo. Los contratiempos lo conmueven profundamente y no supera con facilidad las adversidades. Por miedo a que los demás le olviden, tiende a repetir el relato de sus desdichas. Siempre se le va la mano en los gastos, y sería preferible que fuera otro quien manejara su presupuesto. Es posible que un tipo extremo de Oveja dilapide el dinero como si fuera el Tesoro de la Nación quien lo autorizara a gastarlo.

Las damitas de este Signo son de gustos refinados y aprueban sin reserva todos los volantes, accesorios y detalles que las acompañan. La Oveja es decididamente coqueta, y puede pasar horas arreglándose. Es raro que llegue a tiempo, y se muestra tan frágil como una porcelana. Tiene porte de princesa y es posible que todas las mañanas renueve la rosa que tiene en su escritorio. Una mujer Oveja será increíblemente limpia; se interesa muchísimo por la higiene personal, aunque puede tener la casa hecha un lío y no sepa donde encontrar nada. En cambio sus hijos relucirán de limpios, y se los verá siempre presentables. La Oveja muestra un gusto impecable en la elección de su ropa (sea hombre o mujer) y le gustan los accesorios elegantes y, en lo posible, costosos.

Será buena diseñadora para modelos, decorar vitrinas y montar escenografías. Por más desorganizada y dispersa que parezca, en el último momento todo estará precisamente en su lugar, dejando desconcertados a sus críticos.

Las Jóvenes de este Signo mostrarán abiertamente sus favoritismos, y continuamente se reunirán con la gente a quien consideran de confianza y especialmente amiga. Si una Oveja no siente especial atracción por alguien, se limitará a ignorarle, en vez de empeñarse en reformar y dar buenos consejos como lo haría una nativa de Dragón o de Búfalo. Ella habla con la voz de la persuasión y, si quiere herir o lastimar, lo hará de la manera más seductora. Para ella, la mitad de la diversión está en el camino, en el flirteo, en el cortejo. Si te da un «sí», puede querer decir «no», y es posible que un «no» signifique «tal vez».

Todas las Ovejas (ellos y ellas) serán siempre románticas y sentimentales. Una música suave, la luz de la luna y una cena en la intimidad a la luz de las velas, ejercen sobre estas personas una magia infalible.

Una persona nacida bajo este Signo tendrá el engañoso don de convertir en fuerza sus debilidades. La Oveja sabe conseguir lo que quiere por la vía de las insinuaciones y alusiones sutiles. Es maestra en la técnica de las ventas disimuladas, de manera que no hay que subestimarla y se debe estar prevenido contra las sorpresas que da. Su actitud calmada, seria y en ocasiones con manifestaciones compungidas y conmovedoras, ha demostrado ser eficaz para derribar las murallas más fuertes. La Oveja puede defender su caso de manera tan convincente con emociones ─no fingidas─ que a veces ni siquiera necesita hablar demasiado, sus actitudes desarman a cualquiera.

Es posible que actúe proponiendo cuestiones ridículas que bordean la ilegalidad. Y en el preciso momento en que alguien está a punto de darle a la Oveja una negativa contundente, con la expresión inocente y casta de su cara, el conmovedor temblor de su voz, hará sentir que con ella se va a cometer un atentado. Sobra decir, que esa persona consentirá aunque sea a regañadientes, en esa ridiculez que pide, quedando en la duda de cómo ni por qué pudo esa Ovejita de aspecto tan vulnerable e inofensivo obtener la aprobación. Así son las Ovejas.

Incapaz de tomar decisiones, la Oveja prefiere seguir y quedarse cuando las cosas no salen bien. Y, sin embargo, la gente le cobra sincero afecto, porque es tan afable y bondadosa, y comparte todo lo que tiene. Varón o mujer, de este Signo, estará muy próximo a su familia y tenderá a mimarla.

Como es una persona a quien no le gusta desagradar deliberadamente a los que ama, es posible que ande a la deriva sin hacer nada, para evitar conflictos y para evitar que, finalmente, la critiquen por no haber tomado una decisión firme. El trato con ella es difícil porque es hipersensible y dada a la autocompasión e, incluso, a las lágrimas.

Si siente que sus talentos son apreciados, la Oveja florecerá espectacularmente. Está ávida de amor, atención y aprobación. Deberá sumergirse en cualquier campo creativo en el que se destaque, y contar con la libertad para hacer lo que más le guste. Cuando se trata de belleza, no hay porqué preocuparse, pues la Oveja no decepciona. Tiene un gusto muy selecto y preferencias refinadas. Pero no está de más advertir que también tiende a gastar mucho, y que es posible que no sea muy práctica.

Como es pasiva por naturaleza, la Oveja evita siempre los enfrentamientos y los problemas legales.

A menos que haya nacido en una hora regida por un Signo fuerte (véanse horas de nacimiento de la Oveja) tal como el Dragón, la Serpiente o el Tigre, no debe emprender trabajos que exijan demasiada responsabilidad o toma de decisiones.

En general se puede decir que una Oveja no tendrá que trabajar demasiado para ganarse la vida. Las cosas buenas le llegarán de manera natural y eso está bien, porque a ella le gusta la comodidad y el lujo. Como su mejor amigo, el Conejo, su intuición no le falla. Cualquier cosa inferior, fea o desagradable, la deprime. Es tan sensible a la armonía y a la belleza que sus estados de ánimo dependen en gran parte del ambiente en que se mueva. La Oveja funciona mejor en habitaciones luminosas, ventiladas y decoradas con gusto.

RELACIONES HUMANAS

La Oveja necesita contar con el apoyo de gente fuerte y leal. El Caballo, el Jabalí y el Tigre tienen rasgos abiertos y optimistas, que complementarán la personalidad de la Oveja.

También, y esto desde el punto de vista de las relaciones humanas (no se refiere aquí a uniones de pareja), armonizará perfectamente con el Conejo, el Mono, el Dragón, el Gallo, la Serpiente, o bien con otra Oveja.

A la Rata le disgustará la tendencia a dilapidar de la Oveja y su falta de abnegación. La Oveja tampoco contará con la simpatía de los nacidos bajo el Signo de Búfalo, serios y severos; ni con la del Perro que, con su sentido práctico, no tendrá paciencia para escuchar los problemas de la Oveja.

OVEJA CON OVEJA: Sin rivalidades, pueden trabajar juntos como equipo. Tienen intereses similares y objetivos comunes. Estos vínculos favorables para los negocios, en este caso particular, también son aplicables y favorables en el amor.

OVEJA CON MONO: No hay comprensión profunda, ni especial necesidad recíproca. Tienen poco en común y no son afines.

OVEJA CON GALLO: Comunicación y reservas mutuas. Vínculos moderados; solo se sentirán tolerantes uno con otro hasta cierto punto.

OVEJA CON PERRO: Tienen poco en común y se relacionan con mucha dificultad. No son compatibles y no se buscarán.

OVEJA CON JABALÍ: Buena comprensión recíproca y prestos a darse apoyo mutuo. Generan buenas relaciones entre sí. Y para el amor: compatibles y felices.

OVEJA CON RATA: No se relacionan muy bien entre sí. Pequeñas animosidades e incomprensiones. Tienen poco en común, pero no habrá conflictos graves.

OVEJA CON BÚFALO: Cierto grado de indiferencia. Apenas sí se tolerarán entre sí. Incapacidad de trabajar juntos.

OVEJA CON TIGRE: No habrá relaciones profundas ni duraderas, ni enfrentamientos frontales graves. Existe la factibilidad de que se puedan relacionar solo en pequeño grado. En general y en resumen: incomprensión.

OVEJA CON CONEJO: Muy fuerte afinidad. Una de las mejores uniones para los negocios, tendrán éxito y prosperidad. Para el amor: muy recomendable esta combinación de Signos.

OVEJA CON DRAGÓN: Hasta cierto punto pueden relacionarse y trabajar juntos. Comparten ciertos intereses. Relaciones moderadas.

OVEJA CON SERPIENTE: Vínculos moderados o simplemente cordiales en las relaciones amistosas o de trabajo. Compatibles en mediano grado. Cuando sea factible y aúnen esfuerzos para propósitos de trabajo, pueden funcionar.

OVEJA CON CABALLO: Fuerte atracción recíproca. Relaciones con mucha armonía para los negocios en los cuales encontrarán el éxito. Para el amor: Unión sumamente feliz y afortunada.

DESCRIPCIÓN POPULAR DE LA OVEJA

El uso de parábolas, historietas y versiones, fantasiosas de la realidad de las cosas y los acontecimientos, es uno de los patrimonios inmodificables de los Chinos. La siguiente historieta nos evidencia el sentir popular en relación con nuestra amiga, la Oveja.

Aquel verano se produjo una gran sequía en Cantón. Aquello no era vida para una rana, que se dijo:

─ Me voy para Shangai, allí por lo menos hay un hermoso paisaje y, sobre todo, habrá agua.

En la misma época también la sequía ocurría en Shangai; y, otra rana de esa región se dijo:

─ Me voy a Cantón, al menos allí hay un hermoso paisaje y, sobre todo, habrá agua.

Las dos ranas se encontraron a mitad de camino, en la cima de una montaña; y se contaron las razones de su viaje. Persuadidas de que cada una de ellas estaba contemplando el objeto de sus deseos desde lo alto de la montaña, hincharon sus sacos aéreos y agrandaron los ojos. La rana de Cantón vio Cantón, la otra vio Shangai; y las dos croaron furiosas. La de Shangai dijo:

─ Pero si Cantón es como Shangai.

La otra dijo:

─ Pero si Shangai es como Cantón.

Y cada una regresó al lugar de donde había venido. En realidad, lo único que habían hecho era ver la imagen, una de Cantón y la otra de Shangai, reflejadas en los ojos de cada una.

Esto es, a veces, el caso de la Oveja. Confiada cree ver en las actitudes de los demás, solo bondad y gratitud, cuando tan solo es el reflejo aparente que cubre las intenciones.

Share